ARTE ET ALIA

Vida artística: exposiciones de Moreiras y Basalo

Es una muestra de quince días como se estilaba antaño en la ciudad.

Basalo en el Liceo, "Vista estereroscópica".
Basalo en el Liceo, "Vista estereroscópica".
Vida artística: exposiciones de Moreiras y Basalo

Veinte son las obras que adornan las paredes del Liceo, en su sobreclaustro, entre la biblioteca al este y el salón de actos al oeste. Es una muestra de quince días como se estilaba antaño en la ciudad. Ello nos habla de la vitalidad de aquel tiempo, y ahora de cómo esta institución recreativo-cultural ofrece una ventana a artistas y aficionados con una escala de valores ejemplar, oferta que renueva con asiduidad. Son ahora los de la Asociación Cultural Amigos del Arte, con su profesor al frente. Basalo y cinco de sus alumnas presentan la que es ya su décima Gran Exposición de Pintura. Son Teresa de Martín, María y Purificación Fernández, Mª Luisa Gómez y Mª del Carmen Vélez. Muestran los resultados alcanzados desde obras de Caravaggio y Velázquez, en el Barroco, a Joaquín Sorolla y el pintor ruso Georgy Kurasov (San Petersburgo, 1958), ejemplos de caminos artísticos próximos al impresionismo, cubismo y art déco. Los de este último, más desconocidos, seguro que sorprenden por su modernidad, no en vano en un autor contemporáneo. Con ellos, el Pop desde las historietas de los tebeos de la época de Franco, el Llanero solitario, el Capitán Valiente, Roberto Alcázar y Pedrín o el Capitán Trueno. Son todos los temas muestras del buen quehacer docente en la transmisión de los valores de la línea y el dibujo. Carlos Vázquez (a) Basalo, a su vez, se expresa con creaciones propias, una de ellas sobre la violencia de género, imagen estereoscópica con técnica de póster, un imaginativo acrílico sobre cartón. 


Chapó-chapeau de Moreiras


Es esta una exposición joco-seria, un divertimento desde 'la folie'. Con el envoltorio libresco de "Le Petit Prince", traducido como "El Principito", cuento filosófico del "lyonnais" Saint-Exupéry, obra que ha seducido a las diversas generaciones contemporáneas en los setenta y cinco años transcurridos desde su primera edición en Nueva York. El propio artista usa de vez en cuando el sombrero como sinónimo de elegancia en la indumentaria masculina, y no por frío, o alopecia. En nuestro Ourense era parte indispensable de la indumentaria del inolvidable Chaviñas, como lo sigue siendo para Xurxo Oro, y el profesor Juan Luis Saco, quien a veces completa su atuendo con capa. Así en las obras del Espacio de Arte RV con el artista Úrculo, una maleta llena de sombreros pintados, y la inspirada en Vicente Rodríguez Fontenla Dapena (a) Tucho, dueño de aquella taberna de la plaza del Eirociño dos Cabaleiros, que partir de un comentario de Vicente Risco pasó a ser O Volter, y a quien Baldomero Moreiras conoció. Ambas son las más significativas instalaciones de la muestra. Algunas obras llevan dedicatoria, a Tip y Coll, famoso dúo humorístico de fines de la Dictadura, cuya trayectoria finalizó mediada la década de los años noventa, hoy apenas recordado, y desconocido por los menores de cuarenta. Es también el caso de la dedicada a Jack Nicholson y "Alguien voló sobre el nido de cuco", la famosa película estrenada por Milos Forman en 1975. 

Luego, están los sobredimensionados sombreros, redondos, tan femeninos, tan impactantes desde su sencillez.