REPORTAJE

"El viejo reparo que había con el Ejército se ha roto"

"La misión va más allá. hemos llevado a casa a un vecino que se perdió durante la noche y si podemos subir pacas al tractor, lo hacemos", aseguran

Las patrullas terrestres, en el área Halcón correspondiente al distrito XIV: Verín-Viana.
Las patrullas terrestres, en el área Halcón correspondiente al distrito XIV: Verín-Viana.
"El viejo reparo que había con el Ejército se ha roto"

La despoblación en el rural ourensano llama la atención de los militares desplegados en diferentes puntos que abarca su misión. Su presencia no solo ayuda a dar vida a los pueblos durante la época estival, sino que es la clave del "agradecimiento" proporcionado por parte de una población envejecida que acoge con gusto a los "vecinos" del verano, que se instalan para vigilar los montes desde hace once años y terminan integrándose en el pueblo.

"No solo llevamos a cabo labores de disuasión. El otro día ayudamos a una persona que se perdió durante la noche y la llevamos a su pueblo. Ayudamos a la gente que está cosechando la hierba y, si podemos ayudarles a subir pacas al tractor o todo lo que sea posible, se hace. Buscamos el bienestar de los ciudadanos. A mí el Ejército me dio la posibilidad de trabajar donde yo nací, ayudando a mis compatriotas", relata el cabo de transmisiones Sánchez. Tal es la cercanía, que terminan aprendiendo historias de las parroquias. "Nos cuentan que hay un santo que se llama San Francisco Blanco que se fue a Japón a morir. Aquí le llaman San Francisco do Tameirón, o que foi morrer ao Xapón", relata el cabo desde esta parroquia de A Gudiña, ante la mirada atenta de los dos paisanos que han parado a saludarles, una situación que se repite en cada recorrido.


"Estamos muy sensibilizados"


En el albergue de Vilariño de Conso, el lugar que el Concello les ha facilitado como base, espera el subteniente Iglesias, el más veterano de la operación. Es el jefe de célula de seguimiento. "La mayoría de los que estamos aquí procedemos del rural y estamos muy sensibilizados con la situación de los incendios en Galicia. Esto es un trabajo codo a codo, en el que la gente está volcada y es muy agradecido. El trato con los vecinos es excelente. El viejo reparo que había con el Ejército se ha roto y es una situación de agradecimiento por ambas partes. Si se da la situación de que voy con mis soldados una noche y necesito alojamiento, me abren su casa. Estamos al servicio de la sociedad. El objetivo es favorecerlos y mantener una Galicia verde", explica mientras enseña el selfi de una visita de escolares.