JUICIO - DROGAS

El Vietnamita suma una nueva condena por drogas a punto de cumplir los 60

La Audiencia lo condena por tráfico, atentado y tenencia ilícita de armas

Los inculpados absueltos, en primer término, el día del juicio.
Los inculpados absueltos, en primer término, el día del juicio.
El Vietnamita suma una nueva condena por drogas a punto de cumplir los 60

Domingo González Nguyen, alias Mingos, un viejo conocido policial por liderar hace años el tráfico de drogas junto a otros miembros de su familia en Covadonga, el barrio en el que se convirtió en toda una institución desde que era joven, acaba de sumar un nueva condena cuanto está a punto de cumplir los 60 años. Precisamente, el bajo del número 2 de la plaza de Covadonga en donde vivía, en donde se desarrolló la operación antidroga, estaba bien pertrechada contra los intrusos: la puerta principal tenía una reja a modo de contrapuerta de seguridad. El dormitorio principal y único de la casa estaba protegido por otra reja de seguridad.

La Audiencia le condenó a siete años de prisión por tráfico de drogas, tenencia ilícita de armas y atentado en relación a una operación el 24 de febrero de 2016 desarrollada en su casa. El mismo fallo absuelve al resto de acusados en este proceso, Ana Beatriz García, Ignacio Rey y Rafael López. Según el fallo, no hay pruebas que acrediten que ayudasen a Nguyen en labores de vigilancia, venta o distribución de droga

La operación por la que acaba de ser penado tuvo lugar en un bajo de la plaza de Covadonga en donde residía, en donde la Policía Nacional se incautó de 88 papelinas de heroína (12,6 gramos) y 81 de cocaína (10,9 gramos). Los magistrados consideran que todos los efectos hallados en el dormitorio y la cocina pertenecían al acusado y morador único de la vivienda.

La sala reconoce que el inculpado sufre un trastorno por el abusos de sustancias pero no quedó acreditado que influyese en sus capacidad intelectivas y volitivas.

Respecto al delito de atentado, la Audiencia considera acreditado el delito porque el acusado opuso "resistencia activa" al amenazar a los agentes con una escopeta recortada y rechazó la tesis de la defensa de que no se habían identificado correctamente.