VIVIENDA

Las viviendas más caras reactivan las ventas en el sector inmobiliario

Los pisos, con precios que superan los 500.000 euros, se localizan en los enclaves céntricos de la ciudad, como la rúa do Paseo o Parque de San Lázaro

Algunas de las viviendas de la ciudad.
Algunas de las viviendas de la ciudad.
Las viviendas más caras reactivan las ventas en el sector inmobiliario

Con un sector inmobiliario todavía luchando por capear la crisis económica y el estallido de la burbuja, como se puede comprobar en las estadísticas de compraventa de viviendas que periódicamente hace público el Instituto Nacional de Estadística, desde las inmobiliarias constatan, sin embargo, una salida casi total de los considerados como pisos de lujo, aquellos que tienen un precio por encima de los 500.000 euros y que se encuentran ubicados en algunas de las calles del centro de la ciudad. "La brecha entre clases se sigue haciendo más grande y eso se nota también en nuestro mercado", reflejan fuentes del sector.

Son este tipo de viviendas las únicas que han supuesto en el último año algo de obra en una ciudad en la que la construcción de edificios de nueva planta sigue estancada, condicionada en parte por la inseguridad urbanística que reina por la falta de un Plan Xeral de Ordenación Municipal actualizado. Prueba de ello son los últimos datos publicados por el Instituto Galego de Estatística, que sitúa en cinco las construcciones de nueva planta el pasado año, por debajo de varios concellos de la provincia.

No llegan a medio centenar

Este puñado de pisos, que el sector asegura que no llega al medio centenar, se reparte por enclaves perfectamente situados como la rúa Xoán XXIII, la rúa do Paseo o el Parque de San Lázaro, donde los precios por metro cuadrado superan con claridad los 3.000 euros. Es en esta última ubicación donde empiezan a tener salida las viviendas culminadas en los últimos meses, fruto de la rehabilitación de antiguos edificios para convertir su interior en auténticos espacios de lujo, cuyo precio puede llegar hasta los 900.000 euros, según reflejan diferentes portales de venta de inmuebles, que destacan la gran calidad de los materiales con los que se ha intervenido, por ejemplo, para llenar los 150 metros cuadrados de superficie reservada para cada vivienda del inmueble situado junto al edificio sindical.

Muy cerca, el nuevo edificio que se ha construido junto a la iglesia de San Francisco también ha tenido una excelente aceptación entre los interesados en adquirir una propiedad de lujo, disponibles también en el conocido como edificio Banco Pastor, en la confluencia de las rúas Xocas y Curros Enríquez. La fisionomía del Parque de San Lázaro también ha sufrido un cambio en la rúa Bedoya, con la rehabilitación del inmueble que acogió durante décadas el Hotel Parque, aunque sus viviendas no están en el mercado.

La cotizada rúa do Paseo, símbolo de la ciudad, también cuenta con espacios no aptos para todos los bolsillos. Está, por ejemplo, el edificio a la altura del comercio Massimo Dutti o en el que se ubica la multinacional sueca H&M, con pisos que rondan los 900.000 euros de precio.

"No perciben la crisis"

El gerente de la Inmobiliaria Centro, Ramón Fernández, confirma que "aunque sí que se nota cierta reactivación en el sector, no se traduce en demasiadas ventas" de la vivienda de precio medio, aunque sí confirma que el stock de pisos de lujo apenas cuenta con unidades.

"En zonas como el Parque de San Lázaro, en los nuevos edificios que han rehabilitado y construido, no queda ninguna, aunque sí se puede encontrar algo en el Paseo, se nota que la gente con poder adquisitivo no ha percibido la crisis", añade Fernández. 

Operaciones para fijar la residencia, no como inversión

La adquisición de una vivienda de estas características, según refleja el gerente de la Inmobiliaria Centro, Ramón Fernández, se produce con el objetivo de fijar la residencia, no como una operación para buscar una rentabilidad mediante el alquiler.

"Claramente es para vivir, en lugares como Ourense es muy complicado sacar rentabilidad a este tipo de viviendas, eso puede pasar en municipios como Madrid o Barcelona", sostiene.