POLÍTICA LOCAL

Vox Ourense se presenta “para ganar y no ser otra derecha cobarde"

Julio Vázquez, sobre si será candidato en la ciudad: "A día de hoy es una falta de respeto postularse"

Vox Ourense se presenta “para ganar y no ser otra derecha cobarde"

Un grupo de cinco personas, encabezado por el expresidente del Club Ourense Baloncesto Julio Vázquez, tiene el encargo por parte del comité nacional de Vox de crear una estructura para el partido en Ourense, una formación que según, coincidieron los miembros de esta gestora en su presentación pública, llega a la provincia "para ganar y no ser otra derecha cobarde" como PP o Ciudadanos, en alusión a las críticas que reciben por sus ideas.

Con más de 120 afiliados, de los que entre el 60 y el 70% están en la ciudad de As Burgas, según su portavoz, José Luis González, la gestora tiene la encomienda de "poner en marcha" el partido y "no de tomar decisiones" como el candidato a la Alcaldía de la ciudad, puesto para el que suena Julio Vázquez, que asegura que "a día de hoy es una falta de respeto postularse", indicando que serán los afiliados los que lo decidan.

Antes, la gestora quiere contar con una sede física que costearán los simpatizantes "porque aquí no hay financiación pública, como en otros partidos" y seguir incrementando la masa de afiliados. Para invitar a la gente a sumarse al proyecto de Vox, trabajan para que la cúpula nacional del partido visite Ourense, primero en enero el secretario general, Javier Ortega Schmidt, y después en febrero el presidente, Santiago Abascal. "Si se dan esos pasos, en enero o febrero hablaremos de candidaturas", dijo Julio Vázquez.

Sobre su proyecto, finiquitar el estado de las autonomías, "algo que nadie ha planteado nunca abiertamente pese a ser un despilfarro y provocar que haya españoles de primera, segunda y tercera", la batalla contra las lenguas cooficiales y su peso en la administración "porque es una aberración que no puedas presentarte a unas oposiciones por un idioma". Aunque reconocen que en Galicia "no existe" ahora un problema de convivencia entre español y gallego, matizan "que si podría producirse".

Rechazan la etiqueta de extrema derecha, "porque lo que somos es de extrema necesidad. ya que decimos lo que piensan los ciudadanos, algo que no es populismo", y aseguran que han recibido adhesiones principalmente del PP, pero también de PSOE y hasta Podemos, aunque su gran nicho es "el ciudadano que estaba en la abstención". 

"Vox es un partido radical porque va a la raíz de los problemas que los políticos no han resuelto y la sociedad está muy cansada. Queremos a esa gente", concluyeron.