EN CLAVE OURENSE

¡Y dos huevos duros!

Groucho pedía una retahíla de comida y su hermano apostillaba: "Y dos huevos duros". Más limpieza en la provincia, más inversión para Ourense, más educación en el Concello. Y dos huevos duros. 

¡Y dos huevos duros!

Lunes, 3 - Hablemos de lo de siempre, para variar 

En el 2017 casi 3.000 titulados universitarios han dicho ahí te quedas sobre el andén provincial. A este paso habrá que reservar siquiera media docena de jóvenes, meterlos en formol para clonarlos, incluso utilizarlos como colgajos, esos trozos de piel sana que en las intervenciones quirúrgicas se usan para cubrir las heridas. Amortizados los casos de aventureros que se van a ver mundo lejos de las faldas de mamá, el grave problema de Ourense sigue siendo la incapacidad de atraer colonos. "O galego non se queixa, emigra", definió Castelao. ¿Quién se queda para la reivindicación? ¿Acaso los mayores, acomodados con lo que han conseguido, preocupados solo de no perderlo? La provincia nunca fue pobre, sí es una gran pobreza la falta de ideales, liderazgo y proyecto. La Universidad dista de ser el elemento tractor que han prometido este y pretéritos rectores. Las instituciones se pasan la pelota y apenas coinciden en lo sustantivo: la culpa nunca es suya. Las organizaciones empresariales han quedado reducidas a entes administrativos prestadores de servicios para los socios. Los sindicatos llevan años mirando como la afiliación y el respeto social van con el freno de mano tirado. La sociedad, en fin, con esa somnolencia tan típica y tópica. La fuga de personas formadas apenas se compensa con la captación que hacen empresas locales, muchas y con gran capacidad de innovación. Pero se ven superadas por la molicie de gestores de lo público celosos del puestiño. Cuando el debate debería tener altura de miras, la actualidad ofrece perfiles de gran miopía: un parque acuático, un parque infantil inclusivo, unas losetas arregladas, unas jardineras regadas o un festival que debería (o no) pagar tasas de ocupación de la vía pública o debería (o no) mofarse del alcalde.

Martes, 4 - A las puertas para exigir reparación 

El PSOE reunió a concejales y alcaldes y se hicieron la foto del aldraxe ante la puerta del Pazo Provincial alertando del deterioro del servicio de basura que presta la Diputación. No sé quién inventó esos posados, pero dan el pego. El personal se mimetiza con las palabras del líder y todo toma rictus de gravedad. Los socialistas tienen razones (muchas) para esta y otras protestas de más enjundia. Claro, alguna les llevará a protestar ante el gobierno central. ¿Lo harán ahora que Sánchez es el temporero de La Moncloa? ¿Seguro? 

Miércoles, 5 - Está afinando la partitura del Titanic

Después de un agosto desenterrando administrativamente al exdictador, haciendo política de veleta con los inmigrantes, bendiciendo y maldiciendo el diesel, y hasta con un sindicado sobre prostitución, reescribiendo la historia de Viriato a esta parte, quitando y poniendo crespones amarillos como quien cuelga candados del amor sobre un puente serbio, llegó lo accesorio: bofetón mayúsculo con los datos del paro y la sangría de afiliación de la Seguridad Social. Cuando se hunde el Titanic, siempre hay un director que manda tocar a la orquesta. O porque no sabe enderezar la nave o porque  ya no hay remedio, no porque le guste la música.

Jueves, 6 - Camarero, apunte dos huevos duros

El delegado del Gobierno garantiza 700 millones para la inversión en Ourense. O más. Y también dos huevos duros, pedía Groucho Marx. El representante del gobierno central apostó por el clima de entendimiento entre las administraciones, noble propósito que encuentra comprensión entre la sociedad bienpensante. Y apunte también dos huevos duros, insistía al camarero el mayor de los hermanos en "El camarote de los hermanos Marx". Al día siguiente la Delegación del Gobierno anunció el desbloqueo de las obras del Arqueolóxico y el Concello de Ourense lo desmintió porque no habían pagado las tasas. Camarero, no se olvide de los huevos duros. Vaya camarote éste y qué malos imitadores de los Marx.

Viernes, 7 - Déjelos por ahí, donde no estorben

En medio de esta huida neuronal del cerebro público por la vía privada vienen algunas cosillas. Un empresario de cierto fuste comentó en una ocasión que a los políticos les pedía poca cosa, pero una sobre todo: que no estorbasen. Como en el cole, vete al rincón de pensar y no des la lata. Sumidos como están los partidos en peleas intestinas, algún esfuerzo empresarial va tomando forma. Más de 50 millones de euros de inversión privada provoca que al polígono industrial de San Cibrao das Viñas le luzca otro pelo. Alegrémonos, pero dejémoslo ahí, no sea que a alguien le dé por estorbar.

Sábado, 8 - No hay manera de que quede limpio

Los votos de los habitantes de la ciudad dejaron con las elecciones del año 2015 todo perdido de concejales. Van allá tres años y no hay fregona que haya podido limpiar la mugre. Quedan aún nueve meses de incuria. Aún quedan nueve nóminas que abonarles, quedan otros tantos plenos para seguir asistiendo a una especie de matonismo político, queda mucho tiempo aún para que esta gente se solucione sus problemas doblando los nuestros. Esta es la corporación que está consiguiendo que la ciudad sea peor cada día a ritmo de record. Nueve meses aún con esta orfandad neuronal, con este oprobio y sin fregona que valga.