ICC WEEK 2018

Yosi, "estímulo para creadores" en terreno “de suevos y Suaves"

El líder de la mítica banda de rock recibió en el Liceo el premio MUSA de la SGAE a su trayectoria

Yosi, "estímulo para creadores" en terreno “de suevos y Suaves"

De suevos a "Suaves" y tiro porque me toca. Así definió el presidente de la Diputación, Manuel Baltar, la historia de la creatividad ourensana en el acto de entrega del premio MUSA de la SGAE a Yosi Domínguez, el compositor y músico de la mítica banda de rock. Un galardón a la "trayectoria de un autor que sirvió de inspiración y estímulo a otros creadores". El evento tuvo lugar ayer en el Liceo, en el marco de la ICC Week.


"La impronta de Los Suaves"


"Creo que este es el momento más importante de la Semana das Industrias Culturais", empezaba su discurso el presidente de la Diputación. "No hay ningún ourensano que no sea calificado como suave. Esto se debe a la relevancia, impronta y creatividad de nuestro grupo más mítico. Estos días que la exposición In Tempore Sueborum, se clausura, se habla de la importancia de este territorio, Ourense. La historia de Ourense la podríamos denominar así: de los suevos a los suaves", destacó. "Yosi es el auténtico poeta del rock", definió al homenajeado.

Juan Rivas, coordinador de la ICC Week, apuntó que "estamos en un momento ideal para poner en valor la creatividad de Yosi, por haber dedicado toda una vida a la composición".

El galardón fue entregado por José Miguel Fernández Sastrón, presidente de la SGAE, que calificó de "privilegio y honor" representar a la entidad musical para la entrega de este premio "con 36 años de retraso, porque son 36 años de carrera los de Yosi".

Yosi agradeció este reconocimiento a su trayectoria: "No me lo esperaba. Gracias por traerme este premio a casa". 


"No me lo esperaba, muchas gracias"


Yosi Domínguez, agradeció un reconocimiento que, según su relato, "no se esperaba". El líder de Los Suaves adelantó que lleva "un año recuperándose" y "todavía no puede tocar la guitarra". Sin embargo, quiso deleitar a los asistentes en el Liceo con su armónica. Antes de tocar una pieza, contó la historia de su llegada a la música. "Cuando empecé dije que iba a tocar la gaita. Pero era imposible porque no hay manera de afinarla. Así que mi padre me compró una guitarra. Pero en la Alameda vi tocar al maestro Rodrigo y dije: "No puedo hacer esto. Así que, ¿qué puedo hacer?". Y me compré la armónica en Verín", relató antes de sacar el instrumento del bolsillo y arrancar los aplausos del público.