Provincia

ENTROIDO SANDE

Las Bonitas despidieron tres días de fiesta secuestradas en el local social

El Oso y la Vaca fueron los únicos que se animaron a desafiar al mal tiempo y salir a la lluvia para asustar a los vecinos

Las Bonitas en plena y perfecta formación (José Paz).
Las Bonitas en plena y perfecta formación (José Paz).
Las Bonitas despidieron tres días de fiesta secuestradas en el local social

Una veintena de Bonitas animaron la comida de confraternización que ayer se celebró en el local social de Sande (Cartelle) y hasta donde hicieron acto de presencia el Oso y la Vaca. Estas dos figuras, que tienen como misión principal asustar a los vecinos, fueron los únicos que se atrevieron a salir a la calle en una jornada donde la lluvia no dio tregua y obligó a las Bonitas a permanecer recluidas bajo techo toda la jornada.

"O traxe estrágase coa choiva, pero nós o pasamos igual de ben cantando e bailando aquí dentro", comentaba una de las integrantes de la asociación que trabaja por la recuperación y promoción de este Entroido tradicional.

El convite gastronómico, al que acudieron cerca de un centenar de personas incluidos visitantes llegados de Noia, Ézaro o Foz, puso el broche final a uno de los Entroidos más participativos y con varias novedades.

La primera, la caza del oso del sábado, que reunió a cerca de 80 personas en las bodegas de Mogos. El domingo, todo el protagonismo fue para las Bonitas que, además de acudir a la salida de la misa de la iglesia parroquial, se desplazaron hasta las localidades vecinas de Cartelle y Outomuro para dar a conocerse entre sus convecinos y compartir con ellos unos vinos los bares de la zona.n