Provincia

ENTROIDO TEIXUGUEIRAS

Puig de Monte besó el barro y el asfalto en la corrida del “meco"

Los vecinos de As Teixugueiras y Xinzo disfrutaron bajo la lluvia de un pasacalles "enxebre" por fincas y caminos rurales

No es nada fácil lidiar con estos catalanes, pero estos vecinos lo lograron (José Paz).
No es nada fácil lidiar con estos catalanes, pero estos vecinos lo lograron (José Paz).
Puig de Monte besó el barro y el asfalto en la corrida del “meco"

Hicieron falta muchas manos para sacar de los barrizales por los que ayer pasó la comitiva carnavalera de As Teixugueiras-Xinzo (Cartelle), uno de los Entroidos más "enxebres" y anárquicos de cuántos se celebran en la provincia.

Al grito de "A de baixar polo Cótaro e subir pola barreira!" comenzó la corrida del "meco", que ese año hablaba catalán, y que inexplicablemente no perdió su pelazo pese a los golpes y caídas que sufrió el carro en su recorrido por pistas de tierra y asfalto.

Durante toda la jornada, los vecinos y cada vez más visitantes que se suman a la fiesta interesados en conocer los rituales de este Entroido tradicional, contaron con la ambientación de los gaiteiros "Os Rianxeiros" y los ágapes que, generosamente, disponían los lugareños al paso del bautizado como Puig de Monte.

La fiesta en esta parroquia de Cartelle tuvo el lunes uno de sus días más intensos con la "feitura e bautizo do meco", seguido de la cena popular y la fiesta amenizada por Os Rianxeiros y la charanga Os Caliqueños.