SALUD

¿Cómo superar el "lunes más triste del año"?

El conocido como "Blue Monday" tiene mucho que ver con los propósitos de año nuevo

¿Cómo superar el "lunes más triste del año"?

Si este lunes es el "Blue Monday" (el lunes más triste) será porque enero tiene algo distinto al resto de meses del año. En gran parte, la diferencia radica en los famosos propósitos de año nuevo, y la consecuente presión autoexigida por cumplirlos. 

Entre los deseos más comunes se encuentran hacer más ejercicio físico (42%), perder peso (41%) y cuidar más de la salud (36%). Aprender a controlar el estrés es otra de las asignaturas pendientes, junto con mejorar el equilibrio entre la vida profesional y la personal. Un dato curioso es que el manido "dejar de fumar" pierde adeptos en este 2018.


¿Cómo cumplir los propósitos?


Mantener la motivación para cumplir los propósitos no es fácil, y no son pocas las personas que los dan por perdidos incluso antes de acabar el mes de enero. Según el estudio de Doctoralia, los pacientes españoles creen que contar con el apoyo profesional de un especialista en salud (41%) es el elemento clave que les ayudaría a alcanzar sus objetivos para este año que acaba de empezar.

Algunas de las claves residen en:

1. Plantearse objetivos específicos, concretando qué queremos conseguir con detalle, y medibles, para poder evaluar si vamos por buen camino o tenemos que hacer modificaciones para alcanzarlo.

2. Ser realista y tener en mente cuáles son nuestros recursos, así como limitaciones, para conseguir el objetivo.

3. Tener una fecha límite para alcanzar el objetivo, y dividirlo en metas tanto a corto como a largo plazo. Si solo nos marcamos objetivos a largo plazo podemos perder la motivación.

5. Dejar de lado la hiperexigencia y el miedo a fallar. Así sólo conseguimos sabotearnos a nosotros mismos y darnos por vencidos antes de tiempo.

6. Evitar procastinar. El cerebro humano suele valorar más las recompensas inmediatas que las futuras, lo que puede ser contraproducente para alcanzar el objetivo.

Tome nota, no se desanime y recuerde que los cambios son una máquina con engranajes que hay que desengrasar todos los días.