SANIDAD

España bate récords en transplantes de órganos

Todas las comunidades autónomas obtienen los mejores datos de su historia

España bate récords en transplantes de órganos

La generosidad de los españoles y el gran trabajo que hay detrás de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) han conseguido que en 2017, por primera vez, se haya llegado a los 46,9 donantes por millón de población - muy por encima de los 43,4 de 2016-, con un total de 2.183 donantes, lo que le ha permitido efectuar 5.259 trasplantes de órganos.

Hasta 6 personas donan órganos cada día y se realizan 14 trasplantes diarios. Con estos datos, nuevamente, España ha demostrado su superioridad en la donación y el trasplante de órganos, un año más, y ya van cinco seguidos alcanzando máximos históricos.

Estos datos han sido presentados este jueves por la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, quien ha estado acompañada por la directora de la ONT, Beatriz Domínguez-Gil, quien se ha mostrado orgullosa de este nuevo récord, el primero desde que ocupa su cargo desde el pasado mes de mayo.

"Detrás de este balance lo que hay sobre todo lo que hay son historias de personas salvadas y personas que donan sus órganos, y por tanto dan vida. Hemos batido de nuevo en España el récord mundial de donaciones y trasplantes, y esto es gracias a la solidaridad y generosidad de los donantes y sus familias, y a la vocación, dedicación y trabajo coordinado de todo los profesionales", ha señalado la ministra.

En 2017 se han conseguido "los mejores datos de la historia", ha señalado Montserrat, quién ha destacado que España es el país con más donantes por millón, y "más del doble de la media de donantes que la media del resto de países europeos".

140 órganos los han recibido niños

Los datos más destacados han sido sobre todo en la actividad del trasplante renal (3.269, con un aumento del 9%), hepático (1.247 trasplantes, 8%) y pulmonar (363 trasplantes, con un aumento porcentual del 18%). Además, se han realizado 304 trasplantes cardíacos (+8%), 70 de páncreas (-4%) y 8 intestinales (+100%). Además, este años 140 de estos trasplantes se han realizado en niños.

Asimismo las comunidades autónomas han batido récord al superar todas la tasa de 35 donantes por millón de personas, 9 sobrepasan la media nacional (46,9) y, de ellas, 4 representan tasas por encima de los 70 donantes - Cantabria (74,1), La Rioja (71), País Vasco (70,3) y Navarra (70,3).

Otra cifra excepcional ha sido la donación en asistolia (parada cardiaca) que se afianza como vía más clara de expansión del número de trasplantes, con un total de 573 donantes lo que representa un incremento del 16 por ciento. Estos donantes representan ya el 26% del total, además ya son 91 los hospitales de todo el país, de 16 CCAA los que están acreditados para este tipo de donación.

"Los datos son excepcionales", ha afirmado la directora de la ONT, quién ha destacado que "el trasplante salva vidas, mejora la calidad de vida del paciente y ahorra al Sistema Nacional de Salud una cantidad de dinero importante".

Reducción de las listas de espera

Estos datos han tenido un impacto "abrumador", ha señalado, en la reducción de la lista de espera, pasando de 5.480 a finales del 2016 a 4.896 en 2017. Así, el paso año se ha conseguido reducir todos los órganos, excepto para el páncreas; además ha aumentado "discretamente" la lista de espera de trasplantes pediatrícos que ha pasado de los 58 años 47 actuales.

Al respecto, Domínguez-Gil ha señalado que "la actividad de trasplante infantil suele ser siempre más reducida de lo que querríamos, fundamentalmente porque la disponibilidad de órganos también afortunadamente es muy reducida porque la mortalidad es muy baja". "Estamos trabajando en diferentes líneas", ha resuelto, destacando el trabajo que se está haciendo en cooperación internacional, sobre todo con el sur de Europa, y en la elaboración de un nuevo programa novedoso, el de trasplante con donantes ABO incompatible para niños muy pequeños.

Por otro lado, se ha felicitado por la reducción en las negativas familiares que se sitúa en un 12,9%, "su mínimo histórico", que se reduce a un 6,5% en el caso de los donantes en asistolia.

También ha aumentado la donación en muerte encefálica (5,6%), que permanecía estabilizada. Mientras los donantes por accidentes de tráfico se sitúan en un 4,2%, el porcentaje más bajo hasta ahora.

En cambio, siguen descendiendo los trasplantes renales de vivo, con un total de 332 (frente a los 341 de 2016), por la existencia de una mayor oferta de trasplante de donante fallecido. Asimismo, se acentúa el envejecimiento de los donantes: el 54,6% supera los 60 años.