SALUD

Cinco formas de desinfectar la lengua y evitar problemas

En ocasiones, es necesario proporcionarle agentes desinfectantes alternativos al cepillado normal y que la pasta dental no consigue.
 

Una lengua.
Una lengua.
Cinco formas de desinfectar la lengua y evitar problemas

La lengua acumula una gran cantidad de bacterias, pudiendo ocasionar problemas de salud oral y de mal aliento. Una higiene diaria con un cepillado de este músculo es necesaria, pero a veces, no es suficiente.

Y es que en ocasiones, es necesario proporcionarle agentes desinfectantes alternativos al cepillado normal y que la pasta dental no consigue.

Por ello te proponemos cinco desinfectantes caseros y naturales para llevar a cabo una buena higiene de la lengua.

1.- Bicarbonato de sodio

El gran aliado de la higiene bucal es el bicarbonato de sodio, que desinfecta y neutraliza los malos olores en el interior de la boca.

Para ello, es necesario una taza de agua, una cucharadita de bicarbonato de sodio y tres gotas de aceite de menta para poder hacer una pasta, que se mezcla en un frasco de vidrio y se agita para que todo se una. Después se aplica en el cepillo de dientes y se pasa por la lengua para eliminar las bacterias.

2.- Vinagre de manzana 

Otro remedio natural es el vinagre de manzana, que tiene una gran acción desinfectante natural. Ayuda a combatir los microorganismos que generan mal aliento en la lengua. Es necesario una taza de agua y dos cucharadas de vinagre de manzana que, mezclado, se utiliza como enjuague bucal.

3.- Perejil con clavo de olor

Es una buena mezcla para neutralizar el mal aliento y disminuir la proliferación de bacterias en la boca. Para hacer esta infusión es necesario media taza de agua, una rama de perejil y tres clavos de olor enteros. Se hierve una ramita de perejil con los clavos de olor en media taza de agua y luego se deja enfriar. Sirve como enjuague bucal.

4.- Agua oxigenada

Con el agua oxigenada se puede hacer un efectivo enjuague bucal que ayuda a desinfectar la boca y además, da un efecto blanqueador en los dientes. Para esto es necesario poner en un vaso una parte de agua oxigenada y tres partes de agua. Se aplica igual que un enjuague bucal tras el cepillado.

5.- Enjuague de menta

La menta tiene dos características importantes: una acción antibacteriana y desinfectante, además, de tener un olor refrescante y dejar la boca con un fresco aroma. Para hacer el enjuague bucal son necesarias cinco hojas de menta y media taza de agua. Se hace una infusión con estos ingredientes y se utiliza luego del cepillado de dientes.