CINE

El director Ziad Doueiri: "El mundo árabe es muy machista y los machistas no piden perdón"

El creador libanés dirige "El insulto", un drama que se estrena el próximo viernes 16 en los cines españoles después de haber sido nominado en la última edición de los Oscar

Fotograma de la película.
Fotograma de la película.
El director Ziad Doueiri: "El mundo árabe es muy machista y los machistas no piden perdón"

El director libanés Ziad Doueiri dirige "El insulto", un drama que se estrena este viernes 16 de marzo en los cines españoles después de haber sido nominado en la última edición de los Oscars a la Mejor Película de Habla no Inglesa.

"El mundo árabe es muy machista y los machistas no piden perdón", ha señalado el cineasta este lunes durante una entrevista con motivo de su visita a España para presentar este filme, que muestra el conflicto social y político que surge tras una simple pelea en la calle.

En esta película, Toni, un cristiano libanés, riega las plantas de su balcón cuando un poco de agua se derrama accidentalmente en la cabeza de Yasser, un palestino y capataz de una obra. Entre los dos estalla una pelea que llega hasta la justicia y que tomará una dimensión nacional, enfrentando a palestinos y cristianos libaneses.

El director experimentó una situación igual a la que se ve al comienzo de la película: mientras regaba unas plantas en su balcón el agua mojó a uno de los trabajadores de una obra, pero pidió disculpas a tiempo y evitó que sucediera lo que se ve en la película.

En ese momento, vio que ese enfrentamiento, en el que Doueiri dijo algo de lo que después se arrepintió, se podía haber "desmadrado" y provocado "revueltas" como el efecto de una "bola de nieve", y esa posibilidad fue el germen de esta película.

Según ha afirmado el director, los protagonistas de esta película le representan y en la película el espectador "tiene que elegir de bando cada 15 minutos". "Podría haber sido cualquiera", asegura.

"En Beirut las cosas se pueden descontrolar", ha afirmado el director, a quien su padre siempre advirtió de que debía tener "cuidado" con lo que decía e intentar evitar hablar de "religión" o de "identidad" porque podría haber represalias. "En Oriente Medio si hablas de religión te pueden matar, hay una línea que no se puede pasar, algo personal", ha dicho.

Sin embargo, la naturaleza de Doueiri es "apuntar con el dedo" a las personas y, en este sentido, no ha seguido los consejos de su padre porque su cine no tiene límites. De hecho, el pasado mes de septiembre se vio obligado a acudir a los juzgados por su película anterior, `El ataque`, que fue rodada en Israel.

En aquel momento, el movimiento Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS), una campaña global que trata de incrementar la presión económica y política sobre Israel, le denunció y consiguió que varios países impidieran su estreno en los cines, algo que han intentado con `El insulto` y que no han conseguido, según ha relatado.


Examinar al enemigo


"Me gusta examinar a quienes considero mis enemigos, me parece interesante conocer ambos bandos", ha manifestado el director en referencia al tema de esta película, que aborda temas como el efecto que tienen las palabras, algo que, según ha precisado, no afecta solo a Oriente Medio, sino también a Occidente.

"Lo que dijimos en el insulto molestó a la izquierda", es decir, a los anticristianos y los antiisraelíes, según ha señalado el cineasta, quien no obstante afirma que no ha hecho esta película con la intención de "molestar", sino ambientar la película en ciertos temas en los que creció "inmerso".

La película también reflexiona acerca del perdón, algo que para Doueiri es algo imposible en el Líbano hoy en día. "En un mundo ideal podría ser, pero no vivimos en él.