CONCIERTO

Muse se corona en San Mamés

La banda británica ha congregado en el estadio bilbaíno a 35.000 personas, donde compartió escenario con los navarros Berri Txarrak a la propuesta más bailable de los británicos Crystal Fighters.

El grupo británico de rock Muse, durante el concierto que ofrece esta noche en el bilbaíno estadio de San Mamés.
El grupo británico de rock Muse, durante el concierto que ofrece esta noche en el bilbaíno estadio de San Mamés.
Muse se corona en San Mamés

Los británicos Muse han coronado a lo grande la fiesta musical que ha preparado la cadena de televisión MTV en el bilbaíno estadio de San Mamés con una contundente actuación que ha dejado a sus seguidores satisfechos pero con ganas de más.

San Mamés ha congregado este sábado a unas 35.000 personas que han disfrutado del espectáculo preparado por la cadena televisiva MTV previo a la entrega de los Europe Music Awards (EMAs), que tiene lugar este domingo 4 de noviembre en el Bilbao Exhibition Centre (BEC) de Barakaldo.

Sobre un enorme escenario con 18 pantallas y un espectacular juego de luces, la cita ha ofrecido a un público ansioso de pasarlo bien una heterogénea oferta musical, desde el rock contundente en euskera de los navarros Berri Txarrak a la propuesta más bailable de los británicos Crystal Fighters.


Las estrellas de la noche han sido los británicos Muse, a punto de sacar al mercado nuevo trabajo, "Simulation Theory", que han caldeado la noche en el bilbaíno estadio de San Mamés con una actuación de sonido potente


En poco más de una hora, Muse ha dejado satisfechos, aunque con ganas de más, a sus seguidores gracias al repaso que ha hecho a algunos de sus temas más conocidos, entre los que ha intercalado canciones que aparecen en su próximo disco.

La actuación se ha iniciado con la contundente "Psycho", de su anterior trabajo "Drones", y a partir de ahí ha seguido el concierto con temas nuevos, como "Pressure" o "The dark side", y los ya clásicos de la banda, como "Plug in baby", coreada por buena parte del público, o "Starlight".

La banda no ha dado respiro a sus seguidores y ha continuado con su rock potente en temas como "Supermassive black hole", "Time is running out" y ya en los bises con "Uprising" y "Knights of Cydonia", con el que Muse ha cerrado el concierto de San Mamés.

A Matt Bellamy y compañía les han precedido en el escenario otros británicos, Crystal Fighters, que han abierto al ritmo de la "txalaparta" una actuación muy bailable y festivalera que ha comenzado con "I love London" y en la que el grupo ha logrado la complicidad del público.

En tres cuartos de hora que han estado sobre el escenario, Crystal Fighters ha convertido San Mamés en un festival veraniego con temas como "Boomin` in your jeep" o "Plage", con el que ha cerrado la actuación acompañado de un grupo de "dantzaris" y dejando los ánimos caldeados para los cabezas de cartel.

Los encargados de abrir el concierto, denominado MTV World Stage Bilbao, han sido los navarros Berri Txarrak, que ha iniciado la fiesta musical con una condensada actuación de media hora ante un campo a medio llenar que ha podido escuchar temas como "Katedral bat" o "Jaio.Musika.hil".


El concierto de San Mamés ha puesto el colofón a la MTV Music Week Bizkaia, una serie de conciertos en varias localidades vizcaínas que han precedido a la gala de entrega de los premios EMAs


La MTV Music Week Bizkaia ha contado con un concierto en Barakaldo, donde han actuado La Pegatina, Muchachito, Iseo & Dodosound y Revolta Permanent, y otro en Durango con protagonismo femenino gracias a las actuaciones de Mala Rodríguez, Nathy Peluso, Brisa Fenoy y Aneguria.

El concierto previsto inicialmente en Getxo, dedicado al indie rock, tuvo que trasladarse debido al mal tiempo al Bilbao Arena, donde miles de personas disfrutaron con las actuaciones de WAS, Belako, Wolf Alice y La Casa Azul.

Finalmente, y antes del cierre de la semana musical en el estadio bilbaíno de San Mamés, la banda granadina Los Planetas ofreció un acústico en el Teatro Arriaga para celebrar el 20 aniversario de su tercer disco, "Una semana en el motor de un autobús".