PAPELES DEL ROCK

¡Vamos a bailar un rock'n'roll en Benposta!

Uno de los valores añadidos a este festival es la apuesta tanto al talento emergente local como a grupos que han adquirido cierta relevancia en Galicia

Enrique Villareal, más conocido como El Drogas.
Enrique Villareal, más conocido como El Drogas.
¡Vamos a bailar un rock'n'roll en Benposta!

En los pasados días pudo leerse en las páginas de este mismo periódico una noticia muy interesante y de la que personalmente me congratulo, en tanto en cuanto reafirma la vocación de un medio como este de apoyar el rock en su expresión más genuina y sincera, como son los conciertos en directo. Cuando muchos de ustedes estén leyendo esta próxima semana una nueva entrega de “Papeles del Rock” se habrá celebrado, no me cabe duda que con innegable éxito, la nueva edición de un festival cuya propuesta es sumamente atractiva y que reúne en esta edición un cartel de lo mejor que existe dentro de la heterogeneidad de lo que comúnmente conocemos como “rock estatal” y que se llama 'Ourenrock Sound'.  La localidad de Benposta será la que acoja el festival, con precios muy asequibles (el precio de los tickets oscilará entre los 20 y los 30 euros) y un entorno y un programa de actividades paralelas igualmente atractivo para todos los que decidan acudir. 

Como he señalado al comienzo, otros compañeros de la redacción ya se han ocupado de informar de los detalles técnicos y organizativos del festival, que proporcionaron en una reciente conferencia de prensa sus organizadores. Quiero ocuparme más en profundidad de los aspectos propiamente musicales, pues una parte significativamente importante de los grupos que integran el cartel atraviesan en este momento un gran momento de forma y se encuentran con novedades muy interesantes que ofrecer al público que se acerque a Benposta a disfrutar de este evento. 

 Algo que me gustaría destacar especialmente, y que me parece uno de los aspectos más positivos de esta propuesta, es la importante presencia de mujeres en el cartel y de grupos femeninos, tónica por desgracia todavía muy poco habitual en muchos de los festivales que se celebran en nuestro país. La cantidad de mujeres que están haciendo magnífica música, que están empoderándose de su propio espacio como creadoras y que están proponiendo un horizonte de evolución al rock es enorme, y es un mérito muy a tener en cuenta por parte de "Ourenrock Sound" visibilizar a esas bandas y darles una oportunidad de difusión tan necesaria en este momento. En ese sentido, no quiero dejar de mencionar ni de recomendar a Yo no las conozco, una banda de punk rock femenina que a merced de canciones tan impactantes como “Peldaños”, esta consiguiendo cada vez más popularidad y reconocimiento. Del mismo modo, recomendaría muy especialmente no perderse la actuación de la cantante y guitarrista Isabel Marco, conocida en el mundo del rock estatal por su co-liderazgo con Daniel Sancet en el ya veterano grupo aragonés Insolenzia, otra de las mujeres con mayor carisma de la escena actual. Y por supuesto, la interesantísima propuesta de Pauliña, una mujer gallega que fusiona con tanta originalidad como talento blues, folk y rock y cuyo último disco 'De-Xeneración' ha recibido excelente críticas, las cuales también la han colocado en la lanzadera de ser muy pronto una realidad sólida tanto en el rock gallego como en el estatal.  

Otra característica que, entiendo, da un valor añadido a este festival es la apuesta por el apoyo tanto al talento emergente local como a grupos que ya han adquirido cierta relevancia en el ámbito gallego. Me estoy refiriendo a formaciones como Rebelion do Inframundo, que encajan a la perfección en la primera categoría son un notable ejemplo, mientras que en el segundo caso, en modo alguno me dejaría en el tintero -o en este caso, en la memoria del mac- los fabulosos Blues do Pais, gente que hace blues en galego y que como bien se dice en la página web de la agencia La Fábrica de Chocolate, “hacen Blues, en gallego, con extra de retranca, recetas propias o prestadas. Tripas y feeling, ¡no hay nada que sea más de la casa!

Su re-interpretación de clásicos como "Sitting on the dock of the bay" ("Sentadiña no pantalán"), "I just want to make love to you" ("Mirarche o cu"), "Killing me softly" ("Matasme despacio") o "Mercedes Benz" ("Chimpín") no deja a nadie indiferente. Ellos muestran que es posible hacer blues en el idioma del país. Extraer el soul de los cultivos de maíz, como se hizo en tiempos pasados en los campos de algodón en el otro lado del charco”.

Y ya dentro de lo que podemos considerar “cabezas de cartel”, tenemos por un lado la propuesta siempre combativa, contestataria, reivindicativa y muy potente en directo de Riot Propaganda, formación capaz de hacer actuaciones que ponen siempre la temperatura del local en el que se encuentren a tope; el ska-rock lleno de mensaje, crítica social y humor corrosivo de The Locos o la banda del ya ex-Ska-P Pipi, quien volcado ahora en este proyecto promete ofrecer en el festival un concierto en el que la diversión y la protesta irán de la mano a ritmo de frenéticos pogos. 

Pero obviamente, el nombre que llama más la atención de todo el cartel es el de Enrique Villareal, más conocido para todo el mundo del rock como El Drogas, ex-líder de Barricada, a quien tuve recientemente la oportunidad de ver en directo en unas de las presentaciones de su espectáculo para teatros este pasado invierno y que en directo ofrece en este momento unos shows de una calidad, una originalidad y una brillantez verdaderamente sensacionales. 

Arropado por una banda en la que encontramos entre otros, al frontman de los pamploneses Koma, Brigi, pero en esta ocasión tocando la batería, habiendo sabido reinventarse y convertirse en un artista en solitario que aunque indudablemente mantiene, matizado y llevado a su nuevo terreno todo lo que fue su historia en Barricada, hoy por hoy ha sabido hacer de su nombre y de su identidad, El Drogas. Una idea artística, estética y musical completamente propia, con una identidad que ni debe nada ni mira al pasado y que ha logrado volver a lo más alto del rock estatal. Prueba de ello, la expectación que ha despertado su participación en "Ourenrock Sound". 

En Galicia, en los últimos años se ha consolidado un magnífico festival en la localidad lucense de Viveiro que esta ya por pleno derecho entre los eventos al aire libre más grandes del mundo del rock y del heavy metal internacional, el "Resurrection Fest", al que llegado el momento, también dedicaremos en estas páginas un amplio y pormenorizado análisis. Durante muchos años Galicia no tuvo, tras el final del mítico festival folk de Ortigueira, al igual que otros territorios del estado español, un festival de rock de referencia como enAndalucía el "Espárrago Rock", en Murcia el "Lorca Rock", en Madrid el "Festimad" o en Astúries el "Derrame Rock" – cuya última edición, cabe señalarse, por diferencias entre los organizadores con las autoridades locales asturianas salió de su ubicación natural y se celebró en Ourense-. Por eso me parece una magnífica noticia que junto a esa excelente aventura que es el "Resurrection Fest", Ourense acoja este festival, y sobre todo, trabaje por su consolidación para que en pocos años sea todo un referente cultural de la ciudad. 

Recuerdo que hace algún tiempo, cuando estaba elaborando mi libro sobre los Rolling Stones en España, en una entrevista con Eduardo Möller, uno de los principales responsables en Barcelona en aquella época de la empresa promotora Gay & Company, que me dijo hablando sobre por qué en 2003 el ayuntamiento de Benidorm había peleado como nadie por conseguir llevar a los Stones a tocar la ciudad de la costa alicantina, lo siguiente: “Hay ayuntamientos que se gastan un montón de dinero en publicidad institucional tipo, 'tal o cual sitio, tu ciudad' que en realidad no les sirve para casi nada. En cambio, si tu llevas a los Rolling Stones, o a Bruce Springsteen, eso pone a tu ciudad en el mapa internacional a todos los niveles mucho más que una campaña sobre playas”. Creo recordar que justamente a mi regreso en el AVE de Barcelona a Madrid de aquel viaje, al llegar a la estación de Atocha me sorprendió ver a lo lejos lo que parecía un enorme póster de los Stones en directo, y me acerqué a verlo con detalle. En realidad era un panel publicitario... precisamente del ayuntamiento de Benidorm, que hacía hincapié en que la ciudad era mucho más que playas...

Aunque naturalmente Pauliña, El Drogas o Riot Propaganda aún no están al nivel de Mick Jagger y Keith Richards, Ourense podría tener una inmejorable oportunidad de hacer de este acontecimiento cultural todo un banderín de enganche. ¿Se lo pensarán ustedes, señores representantes en las instituciones?