DISPOSITIVOS MÓVILES

Uno de cada tres bebés ha usado alguna vez un smartphone

La sociedad actual está llena de tecnología y dispositivos digitales al estar presentes en la vida y rutina diaria de prácticamente todas las personas.

Uno de cada tres bebés ha usado alguna vez un smartphone

Multitud de estudios y páginas web han dedicado publicaciones especializadas en productos para los más pequeños de la casa. Un ejemplo es el caso de ZONAPADRES, un proyecto ideado por Kaufberaterio media con el cometido de dar toda la información posible a los padres acerca de los distintos productos tecnológicos disponibles para la educación de sus hijos.

Como es habitual, este tipo de productos han empezado a ser protagonistas en el mercado infantil. Los juguetes tradicionales para bebés han sido sustituidos por productos tecnológicos que aparentemente contribuyen de manera positiva al desarrollo de los bebés durante sus primeros meses de vida. Este es uno de los principales argumentos para su venta, aunque numerosos estudios han salido a desmentir algunas de estas afirmaciones.

De hecho, algunas empresas han centrado todos sus esfuerzos en crear e idear nuevos productos especialmente enfocados al público menos maduro, es decir, a los bebés. En este caso, es complicado conseguir su venta ya que también hay que convencer a los padres para su comprar, un individuo de pocos meses o años no puede pedir que sus padres le compren algo al no entender ningún anuncio o para qué sirve realmente ese artefacto. No es fácil informar a unos padres sobre los aspectos positivos que tendría para su hijo recién nacido el uso de este tipo de dispositivos digitales ya que incluso ellos nacieron sin nada de ello.

Las empresas defienden que este tipo de productos contribuyen al desarrollo de los sentidos, el bebé se ve obligado a poner todos sus esfuerzos para captar lo que le transmite el dispositivo. También pueden ofrecerse distintos tipos de distracciones para potenciar distintas áreas del bebé como puede ser el oído o la vista, por lo que realmente no todo son connotaciones negativas cuando se usa la tecnología en la infancia. Los educadores defienden que se debe implementar poco a poco, pero que no hay ningún tipo de problema en que los bebés comiencen a adaptarse a este tipo de dispositivos ya que serán algo habitual para ellos cuando se hagan mayores.

Uno de cada tres bebés ha usado alguna vez un smartphone, es la escalofriante cifra que puede destacarse del informe realizado por la Academia Española de Pediatría. Este dato deja patente el gran papel que está adquiriendo la tecnología en la vida de los más pequeños, en muchos casos llegando a ser preocupante. Los resultados del estudio reflejaron que un 73% de los padres deja a sus hijos jugar con dispositivos móviles, mientras que los progenitores se encargan de alguna acción en casa como las tareas del hogar.

Una de las estadísticas más alarmantes de este estudio es que 1 de cada 7 bebés utiliza el teléfono móvil de sus padres durante al menos una hora al día, muy por encima de la cifra a la que debe verse expuesto una persona a una edad tan corta. De media, los bebés están expuestos a dispositivos en cantidades sorprendentes: el 52% ha visto programas de televisión, el 36% ha tocado o desplazado una pantalla, el 24% ha llamado a alguien, el 15% utiliza aplicaciones y 12% ha jugado a videojuegos.

En el futuro, desde los gobiernos se alertará aún más a los padres sobre la inclusión de la tecnología en sus vidas al poder afectar directamente al desarrollo de los sentidos del bebé. Cada vez más estudios demuestran los aspectos negativos de vivir rodeados de tecnología, aunque hay que destacar que también existen aspectos positivos si el consumo se controla. Desde la Academia Española de Pediatría se alerta a los padres sobre el uso en exceso de la tecnología para distraer a los bebés y se desaconseja el uso de televisores, ordenadores, teléfonos inteligentes y las tabletas a los menores de 2 años.