TECNOLOGÍA

Google recurrirá la multa de Bruselas por Android

La CE impuso a Google una multa de 4.343 millones de euros por ejercer prácticas ilegales con su sistema operativo para teléfonos móviles Android

Google recurrirá la multa de Bruselas por Android

El gigante tecnológico Google anunció que recurrirá la decisión de la Comisión Europea (CE) de imponerle una multa de 4.343 millones de euros por reforzar su posición de dominio con el sistema operativo para móviles Android, según informó la compañía a través de la red social Twitter.

"Android ha creado más elección para todos, no menos. Un ecosistema vibrante, rápida innovación y precios más bajos son marca distintiva de una competencia robusta. Recurriremos la decisión de la Comisión", dijo la compañía en la cuenta de su oficina en Bruselas.

La CE impuso a Google una multa de 4.343 millones de euros por ejercer prácticas ilegales con su sistema operativo para teléfonos móviles Android con el fin de reforzar el dominio de su buscador, la mayor sanción infligida en la historia del regulador comunitario.

"Google ha impuesto restricciones ilegales a los fabricantes de dispositivos Android y operadores de redes móviles para consolidar su posición de dominio en las búsquedas en internet", dijo el Ejecutivo comunitario en un comunicado.

En concreto, Bruselas alega que Google exigió a los fabricantes que preinstalen sus servicios de búsqueda (Google Search) y su navegador (Chrome) como condición para otorgarles la licencia de uso de su tienda de aplicaciones (Play Store).

Además, añade, hizo ciertos pagos a grandes fabricantes y operadores de redes móviles a condición de que instalasen por defecto su buscador, al tiempo que les impidió vender teléfonos inteligentes que tuviesen versiones alternativas de Android no aprobadas por Google.

Esta sanción se suma a la multa de 2.424 millones de euros que el Ejecutivo comunitario impuso al gigante estadounidense en junio de 2017 por abuso de dominio al favorecer a su servicio de comparación de compras en su motor de búsqueda, que hasta hoy constituía la sanción más alta impuesta por Bruselas a una sola empresa.

Por otro lado, la Comisión Europea también investiga a la empresa tecnológica por su servicio AdSense, al considerar que Google restringe la capacidad de determinados sitios web de terceros para mostrar anuncios de búsqueda de sus competidores.