ORDENADORES PORTÁTILES

El mercado de los portátiles aguanta pese al crecimiento de las tabletas

Sigue habiendo un numeroso grupo de personas que se niega a probar los portátiles ya que no ofrecen lo mismo que un ordenador de sobremesa, algo bastante claro al tener una usabilidad y objetivo distinto.

El mercado de los portátiles aguanta pese al crecimiento de las tabletas

Es habitual encontrar a muchas personas con portátiles en cualquier parte a la que vayamos, desde una cafetería a un vagón de tren. Esto se debe principalmente a todo lo que aportan a cada individuo que lo posee, siendo el acompañante perfecto para satisfacer todas las necesidades tecnológicas que uno puede tener a lo largo del día. Aun así, son muchas las personas que se niegan a probar los ordenadores portátiles, ya que no ofrecen lo mismo que uno de sobremesa.

Ese es el primer punto del que se debe partir, un ordenador portátil nunca ofrecerá el mismo rendimiento que un ordenador de sobremesa ya que no está diseñado precisamente para ello. Sin duda alguna, es imposible no coincidir en que la principal característica de un portátil es su fácil forma de transporte.

Antes de comprar un ordenador, siempre hay que pensar para qué se quiere comprar y el uso que se le va a dar. Si solo vais a usar el ordenador en vuestro domicilio, no tiene sentido comprar un portátil al no ser lo idóneo para ello. En cambio, si eres una persona que viaja continuamente o necesita llevarse consigo todo tipo de documentos, un ordenador portátil debe ser tu compra.

Los equipos de sobremesa también ofrecen una mayor potencia, pero no todas las profesiones requieren de ello. Un editor de vídeo necesitará un equipamiento más potente que un contable ya que los programas que usan requieren de una potencia totalmente distinta.

Pese a ello, existe una oferta amplia de portátiles que ya se fabrican algunos para programación informática o edición, aunque tienen un coste bastante elevado que no todos los bolsillos pueden permitirse. Como ya hemos mencionado anteriormente, lo que realmente hay que valorar de un portátil es su movilidad y no su potencia ya que la batería puede durar mas bien poco en ese caso.

El mercado de los portátiles ha crecido en varios aspectos y ha madurado dentro del sector tecnológico, pese a que a nivel general las ventas han decaído en todo el sector. Un informe publicado por IDC señala el crecimiento de un 3,4% de la venta de tabletas personales, mientras que la compra de ordenadores portátiles solo ha subido un 1,2%.

Aun así, los ordenadores personales siguen muy por delante dentro del sector ya que copan una cuarta parte del total de la ventas en el sector tecnológico, solo superado por la venta de teléfonos móviles.

En este mismo estudio se incluye la previsión de cara a los próximos años, en los que se espera que el mercado de ordenadores y tablets para el mercado de consumo experimente un notable descenso, con una caída interanual del 3,2%. La crisis económica que continúa en España será uno de los principales factores a tener en cuenta para este descenso, la mayoría de consumidores se conformará con un gran teléfono inteligente para que cubra la función de otros dispositivos como tabletas u ordenadores portátiles.

En plena recesión económica también es importante mirar por el bolsillo al ser una época complicada donde se intenta recortar de cualquier gasto. Los ordenadores de sobremesa son mucho más caros que los portátiles (hablamos de gama media) al contar con componentes más potentes y costosos. Esta puede ser otra de las razones por las que los jóvenes optarían por un portátil al contar con un presupuesto limitado y no poder excederse con los precios.

La aparición de los nuevos netbooks ha contribuido al crecimiento de las ventas al haber revolucionado el mercado de los portátiles, permitiendo que cada usuario lleve consigo todo lo que necesite sin apenas notarlo. El objetivo principal de estos productos es satisfacer a las personas que solo buscan un uso básico de sus ordenadores, por lo que buscan un ordenador asequible para no tener que hacer un gran desembolso. No solo se cierran a ese público, también a las personas que necesitan llevar un ordenador ligero a todas partes y que sea fácilmente transportable.