ES VIRAL

Dani Mateo defiende el valor de la risa tras su polémica por el "sketch" de la bandera

"Sólo quería recordaros que, mientras nos reímos, no nos pegamos y eso es bueno. Muy bueno", dijo el humorista después de levantar una oleada de críticas por sonarse en la bandera española

Dani Mateo se suena la nariz en la bandera española.
Dani Mateo se suena la nariz en la bandera española.
Dani Mateo defiende el valor de la risa tras su polémica por el "sketch" de la bandera

El humorista Dani Mateo ha defendido el valor del humor y de la risa y ha criticado que las banderas puedan ser más importantes que las personas, tras las críticas recibidas por el "sketch" de "El Intermedio" en el que se sonaba la nariz con la bandera de España. 

"Sólo quería recordaros que, mientras nos reímos, no nos pegamos y eso es bueno. Muy bueno. En la guerra no hay risa", ha indicado hoy en Twitter Mateo, protagonista de la última polémica en torno al humor y la libertad de expresión.

En el programa de "El Intermedio" el pasado miércoles, Mateo interpretó un "sketch" en el que, mientras leía el prospecto de un medicamento antigripal, estornudaba y se sonaba la nariz con la bandera de España.

"Perdón, perdón ¿qué he hecho? Yo no quería ofender a nadie. (...) No quería ofender ni a los españoles, ni al Rey ni mucho menos a los chinos que venden estos trapos. No, trapo, no, trapo tampoco", decía en el vídeo.

Su emisión ha suscitado tantas críticas y polémica que La Sexta decidió retirar el "sketch" de la web ayer por la mañana, tras detectar que había gente que se había podido sentir molesta y ofendida. 

Incluso la Guardia Civil se ha referido a este asunto en Twitter, diciendo que no respetar la bandera "no es humor, es ofender gratuitamente a los que la sienten con orgullo y a los que han entregado su vida y esfuerzo en pos de los valores de paz y libertad que representa".

También en Twitter, el humorista decidió dar explicaciones: "El sentido del `sketch` de la bandera era -o así lo entendí yo- demostrar que, cuando los ánimos están muy caldeados, las banderas se vuelven más importantes que las personas y eso es peligroso. (...) Nunca fue ofender". 

"Cuando uno decide poner su vida al servicio de la risa sabe que éstas son las consecuencias, pero a veces resulta duro. Sin embargo, este es mi trabajo y tengo que apechugar. Por eso me dediqué a la comedia, para hacer la realidad más llevadera" continuaba. 

Esta mañana, el humorista ha reconocido que esta polémica no le está haciendo bien, por ello ha decidido cerrar las redes sociales "un rato".