Ocho destinos para disfrutar la Navidad sin salir de España

Muchos son los que piensan que la Navidad solo puede disfrutarse viajando a otros países, pero lo cierto es que estas fechas tan señaladas también pueden vivirse al máximo sin necesidad de salir de España. La península y sus islas albergan un sinfín de ciudades y provincias perfectas para vivir la mejor tradición navideña, como Cádiz y Ourense, entre otros.

Ocho destinos para disfrutar la Navidad sin salir de España

Es importante destacar que si eliges alguno de los hoteles con todo incluido en Cádiz, podrás disfrutar de una gran variedad de servicios y unas exquisitas vistas al mar, para completar unas vacaciones relajantes a la vez que llenas de luz y diversión.

1.- Cádiz con sus títeres. En esta ciudad andaluza se puede disfrutar de uno de los mejores mercadillos de navidad artesanos en la famosa plaza de San Antonio, así como visitar su belén viviente en Arcos de la Frontera. Por otro lado, es imprescindible degustar la mejor gastronomía gaditana elaborada en estas épocas festivas donde podemos encontrar el famoso Pan de Cádiz, elaborado con mazapán y relleno de frutas escarchadas.

Además, y por último, es importante no perderse la Tía Norica de Cádiz, una representación con títeres que cuenta con más de 200 años de antigüedad y se ha convertido ya en una tradición navideña de la ciudad gaditana, perfecta para disfrutar del espíritu de estas fechas con la familia.

2.- Mallorca y su misa del gallo. En esta isla el famoso Canto de la Sibila ya se ha convertido en Patrimonio de la UNESCO y cada 24 de diciembre, después de la cena de nochebuena, las iglesias de las Islas Baleares celebran la Misa del Gallo donde un niño portando una espada entre sus manos canta una canción de origen medieval. Se trata de una tradición que aún se mantiene muy viva en la impresionante catedral de Mallorca y por tanto muy recomendable de disfrutar.

3.- Jijona y sus turrones. Esta ciudad de alicante es perfecta para los más golosos. La tradición navideña de Jijona gira en torno a sus mercadillos artesanales donde es posible encontrar una gran variedad de turrones, mazapanes y otros dulces artesanales y muy típicos. El más famoso de ellos es el turrón blando.

4.- Disfrutar de la nieve en Huesca. Muchas personas prefieren alejarse del ruido y el ajetreo de las calles navideñas para irse a la nieve a pasar estas fechas. Ya sea para esquiar, los que sepan y tengan esa afición, o para simplemente disfrutar de las mejores vistas que ofrecen las montañas nevadas, se trata también de un plan muy navideño y original. Si decidimos Huesca como destino, las mejores pistas de esquí las podemos encontrar en Candanchú, Astún, Formigal, Cerler y Panticosa.

5.- La luz y el color de la Navidad en Ourense. En esta  ciudad gallega es importante visitar el Belén de Baltar, donde además de mostrar la tradicional representación del nacimiento de Jesús, se pueden admirar escenas del Ourense de hace años, como los trabajos en el campo, las tabernas, los niños jugando en la plaza…

También es tradición en esta ciudad gallega acudir a las iglesias para escuchar villancico y las famosas panxoliñas navideñas, admirar una proyección de imágenes que se realiza sobre la fachada de la Casa Consistorial acompañadas de luces y sonidos que llenan de ambiente la Plaza Mayor y también disfrutar de los más artesanos mercadillos navideños.

En Ourense, al igual que en Cádiz, también se pueden disfrutar de los mejores hoteles con todo incluido de la cadena Iberostar.

6.-Nochevieja en el teatro de Barcelona. La segunda ciudad más importante de España, además de compras por doquier, presenta un sinfín de tradiciones navideñas muy arraigadas como el Día de San Esteve o la fiesta del Tío de Nadal. Sin embargo, una tradición que llama mucho la atención y que resulta imprescindible de vivir al menos una vez en la vida, es disfrutar de la nochevieja viendo alguna de las obras de teatro más importantes y destacadas. Se puede despedir el año tomándose las uvas en el teatro de Barcelona al ritmo de los mejores musicales.

7.- Toledo para los más pequeños. En esta ciudad medieval Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es posible disfrutar de una amplia variedad de actividades gratuitas totalmente pensadas para los niños, como espectáculos de magia y con música, representaciones de títeres, manualidades… Además, en la plaza de Sisebuto se encuentra una gran pista de hielo con un tobogán para más diversión.

8.-La famosa lotería de Sort. En este pequeño pueblo de Lleida cualquiera no se resiste a la tentación de comprar un décimo de lotería en la más famosa administración de toda España, La Bruixa d’Or. Sort se ha convertido en un pueblo obligado para los más supersticiosos, que buscan un golpe de suerte con la lotería de navidad. Además de comprar lotería, en este pueblo se puede aprovechar a disfrutar de sus paisajes naturales, practicar algún que otro deporte y, por supuesto, hacerse una foto con la famosa brujita de oro.