Las claves para elegir un sofá

El sofá es una pieza indispensable en todos los hogares y para elegir uno hay que seguir una serie de consejos, una empresa de Pamplona nos cuenta que es lo que demandan los clientes que van a comprar estos muebles compañeros de vida, silenciosos, pero compañeros al fin y al cabo.

Las claves para elegir un sofá

No hay mayor protagonista de los salones que un sofá, de modo que hay que saber elegirlo, no en vano el sofá será, además de un lugar de descanso, la butaca del cine y el lugar donde perderse leyendo o pasar un buen rato charlando.

La estructura del sofá debe de ser robusta y por supuesto estética, para que se integre perfectamente y hasta ponga su nota de personalidad en el interior de la casa o el lugar donde se vaya a instalar.

La tapicería es otro factor a tener en cuenta a la hora de elegir un sofá, pero según una tienda de referencia en el sector del mueble de sofas pamplona, con más de 30 años de experiencia, los clientes suelen obedecer a dos parámetros, el primero es el confort del mismo y el segundo su diseño.

Las personas que van a comprar un sofá se sientan en ellos. Este es un paso importante porque se va a usar para estar en él, pero además quieren que el mueble se distinga de los demás por su apariencia. Un mal diseño puede arruinar por completo una estancia o darle un aspecto inmejorable, de ahí que el color de la tapicería deba tenerse muy en cuenta. El color blanco, por ejemplo, va a dar más luminosidad al ambiente.

Los sofás deben de atender las necesidades de todos los miembros de una familia

Hay trucos para saber si un sofá es o no resistente, como levantar una pata del suelo y comprobar si las otras también se elevan o por el contrario quedan más bajas. Un sofá resistente y de buena madera responderá con las patas alzadas al mismo nivel y los más deficientes, no.

Antes de adquirir uno habrá que medir bien el salón y saber cuantas personas lo van a utilizar a diario. Teniendo las dimensiones todo es más fácil. Justo porque el sofá va a ser muy protagonista, es mejor optar con los más minimalistas y no con los de respaldos altos que pueden dar una sensación de ahogo.

Y es importante seguir estos consejos al tratar de comprobar la comodidad de un sofá: sentados sobre él debemos comprobar que las caderas no queden más hundidas que lo que lo están las rodillas, ya que de ser así será difícil incorporarse, algo que dificulta mucho el movimiento en gente mayor o con problemas de movilidad.

adorable-1866531_1280

Trucos para elegir un buen sofá y evitar malas posturas 

Cuando apoyemos la espalda en el respaldo de un sofá, los pies deben de seguir tocando al suelo; y cuando se apoye la espalda en un respaldo, la parte baja de la misma debe de quedar protegida, de otro modo nos vamos a deslizar hacia abajo.

Al sentarnos en él, el borde del sofá no debe de presionar la parte interior de la rodilla y por último los reposabrazos deben de estar a la altura del codo, ya que si están más bajos se pueden crear problemas de espalda con las malas posturas.

Elegir un buen sofá es elegir un compañero silencioso de vida, además de un mueble fundamental, así que el diseño es muy importante, porque hablará de nosotros y dará personalidad al salón, el lugar donde se pasan tantas horas y muy importantes.

Los sofás con lugar para guardar cosas, con tecnología adaptada o con varios usos, como el sofá cama sumarán pluses, pero si se tiene una casa grande es mejor que cada pieza haga bien su cometido y tener una para cada uso.