¿Está en peligro la forma tradicional de consumir televisión?

Ya han pasado casi 90 años desde que la BBC llevo a cabo la primera emisión pública de televisión. Desde entonces, muchos han sido los cambios a los que ha tenido que hacer frente la pequeña pantalla para reinventarse y sobrevivir, pero ninguna innovación ha sido capaz de trastocarla tanto como lo ha hecho internet.

¿Está en peligro la forma tradicional de consumir televisión?

Las posibilidades de la red, junto con las que ofrecen los nuevos dispositivos están haciendo tambalear los cimientos de lo que tradicionalmente entendemos por televisión.

Se acabó el bombardearnos con sus mensajes, los espectadores queremos formar parte

Hoy en día hay muchos interrogantes en el aire sobre el futuro de la televisión, pero si algo está claro es que cada vez más los espectadores queremos tener un papel activo en la programación. Según el último informe de Nielsen: Los espectadores tienen más poder sobre cómo, cuándo y dónde visualizar el contenido. Es decir, los consumidores demandan mucho más que tener disponible una programación a una hora, sin más. De hecho, el consumo de televisión a la carta por internet se ha incrementado un 371% en el último año y el 64% de los encuestados afirma ver algunos programas a una hora distinta de la que se emiten.

De esta manera, cada vez más el usuario quiere diseñar su propia forma de ver televisión, y se exige que el medio se adapte a sus necesidades y no al revés, como había ocurrido tradicionalmente. Además, se demanda una participación activa en la programación a través de internet y las redes sociales. El uso del hashtag en los programas televisivos se ha convertido en un elemento básico del contenido de la parrilla televisiva. Esta tendencia no ha aparecido por casualidad, si es un hecho es porque se había convertido en algo necesario, y es que el 49 % de los espectadores ve más contenido de programación en directo si están vinculados a las redes sociales.

Nuevos dispositivos es igual a nuevas formas de consumo

Todos estos cambios que permiten a la audiencia compaginar sus gustos televisivos con su ritmo de vida no serían posibles sin los nuevos dispositivos. En palabras de Megan Clarken, vicepresidenta ejecutiva de Nielsen: “La multifuncionalidad ha tomado un significado totalmente nuevo, ya que nuestros dispositivos digitales nos permiten conectarnos en formas y lugares que nunca antes hubiéramos imaginado”.

Y los datos nos indican que estas posibilidades no se están desaprovechando: el consumo de televisión en ordenadores, tablets y móviles es cada vez más común. De hecho, el teléfono móvil es el medio estrella en el consumo de vídeo fuera de casa (el 62 % en europeos afirma ver vídeos en sus desplazamientos) y en casa, la cifra también es bastante alta, un 24%. Es por todo esto que las aplicaciones para ver televisión en el teléfono móvil como Splive Player cuentan cada vez con más usuarios.

Este tipo de app son para muchos el prototipo de lo que supondrá el futuro de la televisión: las aplicaciones para consumir contenido audiovisual en el móvil. En el informe “Así será la prensa, la radio y la televisión” del grupo Prisa, los expertos en los medios de comunicación vaticinan un éxito de estas aplicaciones. Así, la directora de Verne, Delia Rodríguez, asegura que la unión entre móviles y vídeo arrasará. Y este tipo de aplicaciones no solo permiten un consumo de televisión en directo, sino también en streaming, que es el formato estrella de la televisión online que acapara un 68% del tiempo del usuario. 

Aplicación android de televisón Splive Player

Este nuevo panorama se está convirtiendo en un reto para la televisión tradicional, pero también en una oportunidad para las plataformas móviles. Toda la interactividad que obliga a la televisión tradicional a reformularse, es algo inherente a la esencia de los smartphones. Las aplicaciones como Splive Player ya nacen con estas ideas muy claras y se centran en ofrecer nuevas posibilidades a los usuarios como es el hecho de poder crear listas personalizadas o likes para las series y programas, además de ofertar películas en streaming que regularmente se actualizan. Y también participan de otro fenómeno como es el desarrollo multiplataforma por el que podemos encontrar esta aplicación en concreto, tanto para PC, como para dispositivos Android.

Estas nuevas alternativas intentan hacer frente a la hegemonía de la televisión tradicional atacando donde más le duele: en la interactividad y en el consumo personalizado. Si estos cambios que nos han traído las tecnologías harán desaparecer la televisión tal y como la conocemos es algo difícil de responder, pero los expertos y los datos nos dicen que no: el 65% de los espectadores aun prefieren la programación en directo, en su horario habitual. Pero esta afirmación puede cambiar mucho en los próximos años, gracias a la generación millennial, cada vez más cercana a las nuevas tecnologías y más alejada de las telecomunicaciones del pasado.