TENDENCIAS

Cómo ser el anfitrión perfecto

La edad, las circunstancias particulares y la personalidad de cada cual van demandado unas u otras formas de relacionarse con los demás

Ser un buen anfitrión.
Ser un buen anfitrión.
Cómo ser el anfitrión perfecto

A los 15 años quieres que el tiempo pase muy rápido para poder hacer “cosas de adultos”. A los 20 te faltan horas para salir de fiesta, y de jueves a domingo todo son quedadas, amigos y copas. A los 25 vas dejando las discotecas por el bar, las copas por las tapas con cerveza, el bullicio por los lugares tranquilos donde se pueda tener una conversación. A los 30 el lugar perfecto para reunirte con los amigos es tu casa.

La edad, las circunstancias particulares y la personalidad de cada cual van demandado unas u otras formas de relacionarse con los demás. Llega un momento en que no hay  nada más motivador que sorprender a los amigos con una suculenta cena en casa,  conseguir recrear el ambiente perfecto a través de la decoración y, simplemente, hacer  que se sientan cómodos para pasar un rato agradable, y para que vuelvan a visitarnos  muy pronto. Y, desde luego, son muchas las herramientas que tienes a tu disposición.

La hora del café

Hay cosas que siempre se deben tener en casa, como el café o el té. Si algo nos enseñan en otros lugares del mundo, como Reino Unido o Marruecos, es que té y hospitalidad van de la mano, pero como todo depende de gustos, es mejor tener ambos en el almacén de la cocina.

El café cuenta con multitud de propiedades para ser una bebida muy apreciada. Engrasa la máquina de cientos de personas cada mañana, los mismos que no pueden  dejar a un lado esa sensación de somnolencia si no es con una taza entre sus manos. El café también ayuda a combatir enfermedades cardiovasculares, al metabolismo, a la reducción de glucosa en sangre…, entre otros beneficios para la salud. Eso sin obviar  las mil y una formas que existen para prepararlo, acorde a los gustos de cada cual: espreso, vienés, cortado, capuchino, irlandés, amaretto…

Preparar buen café para uno mismo o para quien nos visite en casa solo puede hacerse con una buena cafetera. Y para conservar las propiedades del café nada mejor que contar con un molinillo de café, que, simplemente, muela el grano para conservar su pureza, para que se prepare luego como se estime conveniente. En cafeterasexpress.net ofrecen una exhaustiva comparativa si necesitas ayuda en torno a cuáles son los molinillos de café más adecuados.

En la hora del café, lógicamente, es imprescindible la bebida. Pero no hay merienda completa si no es con algo que endulce la tarde, ya sea fruta, galletas o algún rico  pastelito. Eso sí, mejor que sea natural, que deseche los excesos de lo industrial y sea  fruto de un trabajo artesano.

Para quien guste el sabor del café, nada mejor para la merienda que el flan de café. Es fácil de preparar y se puede elegir entre un gran número de recetas diferentes, como el  suculento flan de café y naranja o el no menos rico flan de café con caramelo.

Al rico marisco

El marisco no falta en esas festividades importantes que reúnen a la familia y los amigos en torno a la mesa, como la Navidad. Deleita con su sabor, pero también está cargado de propiedades nutricionales que lo convierten en algo aún más valioso. Hablamos de las vitaminas E, B y A, de minerales como el potasio, el sodio, el hierro o el calcio. Y todo esto con mucho sabor y muy pocas calorías.

Nuestros ricos mares y océanos albergan auténticas joyas gastronómicas, especies que  pueden ser preparados de muchas formas diferentes. Comprar marisco gallego, por ejemplo, es invertir en la calidad del producto, es ayudar a conservar un oficio tradicional llevado a cabo por auténticos profesionales que respetan el género e intentan cuidar su ecosistema, que da de comer a cientos de familias. No hace falta estar en Galicia para consumir los frutos de su mar. Pásate por BocadodeMar, donde podrás comprar marisco online.

De primero, elige entre preparar ceviche de langostinos, un fresco cocktail de marisco con verduras o la clásica sopa de marisco. De segundo, elabora un arroz marinero de toda la vida, almejas o un bogavante asado con su salsa. Tienes cientos de opciones y con todas sorprenderás, si el producto tiene la calidad necesaria.

Barbacoa para un día soleado

Cualquier día es bueno para invitar a los amigos a casa, más aún si es sábado y el sol  hace acto de presencia. Apetece salir, dejar que penetre en nuestra piel su necesaria  vitamina D y tener una apacible cháchara… mientras nos hace la boca agua el característico olor de eso que se cocina en la barbacoa.

Las jornadas de barbacoa no están solo al alcance de quienes tiene un chalet a las afueras de la ciudad. Hay que aprender a buscar esos momentos con lo que se tiene, dejar de lamentarse por lo que no y comenzar a disfrutar. Si no tienes ese chalet a las afueras, tendrás patio, terraza o azotea, y a tus vecinos no les importará que uses los espacios comunes si lo haces pensando en el bien común, dejándolo todo luego en perfectas condiciones. Si no, coge los bártulos y ve a pasar un día en plan campestre (también recogiéndolo todo luego).

¿Hueles ya las chistorras, los churrascos y las hamburguesas cocinándose lentamente sobre la rejilla de tu barbacoa? La tienes virtualmente en Barbacoas Weber si aún no  cuentas con una física en casa. Podrás encontrar packs de lo más completos y accesorios como el encendedor para que todo sea un éxito absoluto. Los precios de las barbacoas se ajustan a la calidad, y siempre podéis acordar un escote entre amigos para contar siempre con ella.

Hay muchos detalles que cuidar para ser el perfecto anfitrión, como el recibimiento que  des a tus invitados, los enseres que uses en cuanto a mantel, vajilla, cristalería o  cubertería, así como centros de mesa y otros elementos de decoración. Pero lo  importante es el cariño que le pongas a todo lo que hagas.