ES VIRAL

¿Carballino o Roblecito? Posibles "sugerencias" para la RAE

Tras la recomendación de la Real Academia Española, las redes han comenzado a preguntarse qué otras traducciones se deberían usar de los topónimos gallegos. Los nombres ourensanos no quedan exentos de sugerencias para la institución de la lengua

Ni Carballino como pone en algunas señales, ni Roblecito, la población ourensana es Carballiño.
Ni Carballino como pone en algunas señales, ni Roblecito, la población ourensana es Carballiño.
¿Carballino o Roblecito? Posibles "sugerencias" para la RAE

carrabouxo_resultDespués de que la RAE recomendase, a través de su twitter oficial, el uso del topónimo castellanizado "Sanjenjo, fuera de usos oficiales", las redes no tardaron mucho tiempo en responder. Muchos han comenzado a preguntarse qué otras traducciones se "deberían" utilizar, además de señalar su total disconformidad con la decisión de la Academia. El organismo borró el tuit donde aconsejaba la grafía "Sanjenjo", para después aclarar que sería "Sangenjo". Un disparate.

En Ourense, hay numerosos topónimos gallegos cuya versión en castellano resulta, cuanto menos, curiosa. Aquí van algunos ejemplos y, también, una traducción abierta a los lectores. Por lo menos, hasta que la RAE haga sus recomendaciones y los usuarios de Twitter contesten con originalidad.


1- O Carballiño: El Roblecito. 



2- Pereiro de Aguiar: Peral de Aguilar.



3- Castrelo de Miño: Colina del Miño.



4- Niñodaguia: Nido del Águila. 



5- A Rúa: La Calle.



6- Feces de abaixo: Heces de abajo o, en una versión libre, Cacas de abajo.



7- Xinzo de Limia: Ginzo de Limia (que Google Maps utiliza con normalidad).


8- Porqueira: ¿?. El significado de la palabra es "persoa que vende porcos", pero en castellano no existe una palabra para designar este oficio. ¿Cómo sería pues, la traducción? La RAE tendrá que deshacer la incógnita en una nueva forma de alterar la estabilidad de la toponimia gallega, una de las más afectadas por la castellanización de los medios de comunicación, del habla y de las instituciones y administraciones. 

No es la primera (ni la última) que este debate está en la parrilla de la actualidad porque, entre la Real Academia Española y el costumbrismo gallego de presumir de toponimia siempre habrá colisión. Sin punto de encuentro, ni posturas acorde. Todavía así, Galicia debe responder Xinzo y no Ginzo, Carballiño y no Carballiño ni Roblecito,... y un sin fin más.