Qué tener en cuenta para comprar vino y por qué hacerlo

¿Eres de los que no sabes diferenciar un buen vino? ¿Tienes una cena y te gustaría llevar una botella? ¿Pasas mucho tiempo comparando diferentes opciones pero no sabes valorar cuál es la mejor? Te damos las claves básicas para saber comprar una buena botella de vino y quedar bien en cualquier ocasión.

Qué tener en cuenta para comprar vino y por qué hacerlo

Si te gusta el vino, o quieres empezar a probar una de las bebidas más demandadas del mundo, debes tener una serie de factores en cuenta a la hora de comprarlo. Y es que se trata de una bebida con tanta variedad que dependiendo de ellos necesitarás uno u otro.

Qué tener en cuenta para comprar vino

A la hora de comprar vino puedes tener muchas cosas en cuenta. En cada caso concreto unos factores pesarán más que otros, pero en todos ellos es necesario pensarlo bien, puesto que el mismo vino puede ser perfecto para una ocasión y nefasto para otra o fantástico para una persona y horrible para otra.

Cada vez más gente está haciéndolo en tiendas de vinos online. Una vez que se ha elegido el vino que se quiere, comprar vino por Internet es algo que puede ahorrarte mucho dinero, además de ayudarte a encontrar un repertorio mucho más amplio del que hay en un supermercado.

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de comprar vino es para qué se quiere. No es lo mismo un vino que vas a tomar antes de comer que el vino que usarás durante la hora de la comida. Son momentos diferentes que aconsejan vinos distintos.

Hay que tener en cuenta también el tipo de contexto en el que lo vas a usar. Está claro que no es lo mismo el vino que comprarás para tu día a día en las comidas que el que puedes adquirir para una noche especial como Nochebuena o para celebrar un nacimiento. Esto cambiará la elección.

Cada situación requiere un tipo de vino de un precio y características diferentes, ya que el mismo vino puede resultar inadecuado en ciertos momentos o fechas especiales. Por eso, si vas a comprar un vino específico para un día así, has de tenerlo en cuenta.

También es muy importante la comida que vas a hacer para disfrutar de ese vino. Está claro que hay alimentos como el marisco que piden más vinos blancos o afrutados, mientras que otras como la carne van mejor con vinos tintos o claretes.

Dependiendo del menú será mejor un tipo de vino u otro. Esa diferencia ya es fundamental a la hora de comprar un vino, aunque luego dentro de cada vino haya aún más factores a tener en cuenta. Pero lo principal es el tipo de vino más adecuado para cada receta.

Más factores a tener en cuenta a la hora de comprar un buen vino

Cómo no, también hay que valorar el tema económico. No todos los bolsillos tienen la misma capacidad ni todos los momentos exigen el mismo desembolso. Por eso, tener claro tu presupuesto es fundamental para poder encontrar el mejor vino posible dentro de ese rango.

Hay vinos que resultan excepcionales pero que no nos los podemos permitir. Una alternativa es buscar un vino con características similares, pero a precios menores. Incluso puede que el desembolso de un vino concreto nos parezca bien para una fecha especial pero no para el día a día.

La temperatura a la que se va a tomar es un factor muy importante. En verano, cuando el calor aprieta, si se va a comer al mediodía lo mejor es que el vino esté fresquito, y ahí los ribeiros, verdejos y vinos blancos en general son la opción que más suele triunfar.

Pero también hay gente a la que le gusta tomar el tinto frío todo el año, por lo que en verano no tiene más que enfriarlo un poco más. Esto es una mala idea porque no permite apreciar todas las cualidades del vino, pero cada uno tiene sus propios gustos a la hora de tomarlo.

Cuando se compra un vino, es imprescindible valorar también su denominación de origen o la zona de la que proviene. Un tinto Rioja tiene unas características muy diferentes de uno de Ribera del Duero, por ejemplo. Por eso, conviene conocerlas para poder elegir bien.

Cuando se tienen invitados y no se conoce qué tipo de vino le gusta tomar, lo mejor es tener un pequeño repertorio en la bodega para poder conseguir acertar con uno adecuado a sus gustos. Incluso, si se tiene la confianza necesaria se puede preguntar antes al invitado por ellos.

Por último, algo importante a la hora de escoger el vino que se va a tomar es la cantidad. Está claro que, si se trata de un evento con mucha gente, el precio se puede disparar, por lo que hay que controlar mucho ese aspecto y encontrar una opción que ofrezca una gran relación calidad-precio.

Seguro que si tienes todo esto en cuenta vas a encontrar el vino más adecuado para el momento concreto en el que lo quieres tomar. Todo esto sin olvidar que, si elegir vino es importante, mucho más es disfrutarlo con la mejor compañía.