VALDEORRAS

A Coruña se rindió al botelo

La Festa do Botelo nació con alma viajera. Si el 20 de enero tenía como escenario el polideportivo de O Barco, ayer fue un restaurante coruñés, el Mirador de San Pedro, el que reunió a los devotos del embutido barquense. 

A Coruña se rindió al botelo

El carácter viajero de la Festa do Botelo fue confirmado ayer por los aproximadamente 340 comensales que acudieron a la cita que tienen con el embutido tradicional de O Barco en la ciudad de A Coruña. Por quinto año consecutivo, el evento gastronómico se echó a la carretera para viajar a tierras herculinas.

Todo comenzó antes. El 20 de enero, el polideportivo municipal de Calabagueiros era puesto de gala para acoger el acto principal de la Festa do Botelo. Ayer, sábado, fue distinto. La comida tuvo como escenario un conocido restaurante coruñés: el Mirador de San Pedro. La implicación del establecimiento hostelero con el evento gastronómico que promueve la Concellería de Cultura e Educación de O Barco está consiguiendo proyectar la promoción del embutido muy lejos de los límites valdeorreses. Dentro de unas semanas, el próximo 3 de marzo, le toca el turno a Vigo. La ciudad olívica también acogerá el festejo gastronómico barquense por excelencia, continuando la expansión de este exquisito manjar, perteneciente a la categoría del denominado "marisco de cortello".

Ayer, el escenario principal estuvo en la ciudad de A Coruña y, más concretamente, en el restaurante Mirador de San Pedro. Los comensales no solo degustaron botelo ya que el menú elaborado incluyó la tradicional sopa de cocido y la no menos autóctona empanada de "maravallas". Lo que no pudo ninguno de estos manjares fue restar protagonismo al estómago de cerdo relleno de costillas y huesos adobados, ahumado posteriormente para servirse recién cocido. Servido con patatas, chorizos y verdura, lideró una comida en la que no faltó un postre valdeorrés: la torta de "roxóns".

El botelo no viajó solo a tierras coruñesas. En su desplazamiento fue acompañado por el vino de la Denominación de Orixe Valdeorras. Sus caldos, fieles compañeros de andanzas del plato valdeorrés, también estuvieron presentes en las mesas, ganándose, una vez más, parabienes.

La comida dejó satisfechos a todos los asistentes. Toda ella se desarrolló de acuerdo a las previsiones elaboradas por la Concellería de Cultura. Lo confirmó su titular, Margarida Pizcueta Barreiro, una vez finalizada la fiesta. "Todo foi moi ben e, por suposto, todo riquísimo", apuntó. A la cita también acudió el alcalde barquense, Alfredo García Rodríguez. Ambos, estuvieron acompañados, entre otros, por el exalcalde de la ciudad anfitriona y exembajador del Vaticano, Francisco Vázquez, entre otras personalidades.

La Festa do Botelo, que este año alcanzó su 18ª edición, fue declarada Festa de Interese Turística de Galicia por la Xunta en 2014.