El alcalde de Viana responde a las críticas por el "catastrazo"

Secundino Fernández: “O Concello non ten nada que ver con esa revisión. o gravamen municipal está no mínimo legal permitido"

El alcalde de Viana responde a las críticas por el "catastrazo"

La regularización catastral generó un fuerte malestar en Viana do Bolo. Un buen número de vecinos transmitió este descontento al Concello que dirige el nacionalista Secundino Fernández Fernández, quien ayer aseguró el traslado de las reclamaciones a la Dirección General del Catastro, dependiente del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.

El fuerte incremento del valor catastral, sumado a los atrasos de los últimos cuatro años, provocaron el enfado de la población, donde incluso comenzó una recogida de firmas contra la medida.

El alcalde vianés, Secundino Fernández, afirmó ayer comprender el malestar de los vecinos. "Entendemos que é excesivo, mais o Concello non pode facer nada", dijo el regidor. Seguidamente, enumeró algunos concellos de la zona que sufrieron el popularmente denominado "catastrazo" en 2017: Viana, Vilariño de Conso, A Gudiña y O Bolo. También refirió que otros, como A Veiga o A Mezquita, fueron objeto de esta misma revisión del valor catastral en 2016.

"O Concello non ten nada que ver coa regularización catastral", insistió Secundino Fernández. Además, puntualizó que el gravamen que aplica el Concello es el mínimo legal: el 0,4 %. "Non podemos baixalo máis, pois sería ilegal", afirmó. Recordó que en 2016, cuando aún no ocupaba la Alcaldía, este mismo coeficiente era del 0,6 %.

El regidor vianés aludió a la campaña iniciada contra el Concello, a raíz de la regularización catastral, tildándola de "manipulación. O Goberno municipal non pediu esa revisión catastral".

La regularización anterior data de la década de 1980-1990, cuando muchas de las casas del rural gallego tenían cuadras en la planta baja. Posteriormente, algunas las cerraron o construyeron naves, con lo que las construcciones fueron modificadas y ahora tienen garajes o almacenes. Por otra parte, un buen número de casas fueron rehabilitadas, con lo que su valor catastral aumentó. En todo caso, el regidor insistió: "Comprendo as queixas da xente".