VALDEORRAS

O Barco espera una solución para el acceso de los tráilers

Los pasos inferiores de las entradas principales dificultan el paso de camiones de gran tonelaje 

El acceso desde la N-120 a O Barco por la entrada este tiene un paso inferior de 3,8 metros de alto.
El acceso desde la N-120 a O Barco por la entrada este tiene un paso inferior de 3,8 metros de alto.
O Barco espera una solución para el acceso de los tráilers

Los barquenses ya están acostumbrados a encontrar tráilers parados bajo alguno de los pasos inferiores ubicados en cuatro de los principales accesos a la villa desde la carretera N-120. Tres de ellos apenas superan el gálibo, o altura máxima autorizada, para los camiones. El tercero no alcanza los 4 metros permitidos, si bien no alcanza los 4,5 metros que sí permite el Ministerio de Fomento para aquellos que transportan otros vehículos o contenedores.

El paso inferior que presenta más complicaciones está situado en el acceso a la Avenida del Bierzo desde la N-120, en la entrada este a la villa. Sus 3,8 metros de altura no llegan al mínimo permitido y, además, está ubicado en una curva. "Non te podes arrimar á esquina", explicó Joaquín Tato Vidal, presidente de Conductores Asociados de Valdeorras (Coasva). A pesar de ser una carretera de doble sentido, para salvar el tramo los conductores de camiones con plataforma deben circular por el centro de la calzada si no quieren quedar atascados.

La solución puede llegar con la próxima construcción de la denominada Circunvalación de O Barco entre la N-120 con la N-536 y que alejará el tráfico pesado del sector de la pizarra del centro del casco urbano barquense. "El paso será de sentido único y los camiones podrán venir por el medio de la calzada", explicó el alcalde de O Barco, Alfredo García.

Otro paso inferior conflictivo está ubicado en el casco urbano de la villa, en la Rúa da Veiguiña, más concretamente. La cruza la Avenida del Bierzo, a una altura de 4,1 metros, escasos centímetros por encima del máximo permitido para los camiones que se dirigen a las naves ubicadas entre O Barco y Éntoma.

En este caso, la Carretera de Circunvalación no aportará soluciones. La distancia que separaría el acceso que reclaman transportistas y alcalde del túnel dibujado en el proyecto no permite el desvío. Ante esta imposibilidad legal, el Concello colocó una señal permitiendo circular a los tráilers que viajan hacia Éntoma por una dirección prohibida, sin tener que circular bajo el puente. Quienes conocen esta opción apenas tienen dificultades para superar el obstáculo. El problema está en quienes la desconocen. "A xente guíase polo GPS e cando te metes por aí quedas atascado", comentó Joaquín Tato. "Las empresas deberían decírselo a los conductores. No hay otra solución. Intentamos otro acceso desde la Circunvalación pero la Ley no lo permite", dijo el alcalde. Los galibos de los otros dos pasos inferiores, situados en el acceso desde la N-120 por la Avenida de Eulogio Fernández y el núcleo de A Proba, son los de 4,3 metros. Con alturas ligeramente superiores, también son causa de problemas.