VALDEORRAS

O Barco y Monterrei quedan sin ambulancias todoterreno

Una nueva norma europea impide que se utilicen por no reunir las medidas del habitáculo exigidas

O Barco y Monterrei quedan sin ambulancias todoterreno

Las dos ambulancias todoterreno de O Barco y Verín, que utilizaban la Consellería de Sanidade y el servicio del 061, no volverán a circular. Una normativa europea que entró en vigor el pasado verano impide transportar pacientes en ellas, pues no se ajustan a las nuevas medidas exigidas en los habitáculos. Esta prohibición ya causó problemas. Ayer, un trabajador del Concello de O Bolo tuvo que usar un vehículo 4x4 particular para acercar a un paciente de Valdanta hasta el Centro de Saúde, donde lo recogió la ambulancia que lo llevó al Hospital Comarcal Valdeorras, en O Barco. La nieve que cubría la carretera impidió el acceso del vehículo sanitario hasta la aldea bolesa, según aseguraron fuentes vecinales.

Las dos ambulancias Nissan Pathfinder fueron dotadas con elementos muy parecidos a los que poseen los vehículos de intervención rápida (VIR) utilizados en otras comunidades autónomas. Comenzaron a trabajar en 2011; antes, varios alcaldes valdeorreses habían reclamado su adquisición, debido a las difíciles características del terreno montañoso y a las frecuentes nevadas. La tracción en las cuatro ruedas permite que circulen por las estrechas pistas de la orografía del oriente provincial, trasladando pacientes y accidentados desde puntos inaccesibles para los vehículos sanitarios convencionales.

La retirada de las ambulancias todoterreno supone, además, un serio revés para el transporte de accidentados de las canteras de pizarra de Carballeda, la principal industria de la comarca, en la que trabajan miles de personas. A muchas de ellas se llega recurriendo a pistas por las que no pueden circular las normales, por lo que los accidentados deben ser evacuados en vehículos Land-Rover de las empresas, que los acercan a la carretera más próxima, donde un coche sanitario los recoge.