VALDEORRAS

O Barco reclama otro horario para el autobús de Ourense

Empleados del Hospital y funcionarios se quejan de llegar tarde a sus trabajos por el retraso

El denominado "autobús de las enfermeras" tiene su parada ante el Hospital Comarcal Valdeorras.
El denominado "autobús de las enfermeras" tiene su parada ante el Hospital Comarcal Valdeorras.
O Barco reclama otro horario para el autobús de Ourense

Los cambios introducidos introducidos por el plan de transporte público de Galicia no fueron bien recibidos por los usuarios de la línea diaria de autobús O Barco-Ourense. El servicio también es conocido como el "autobús de las enfermeras", pues desde hace aproximadamente dos décadas es utilizado por trabajadores del Hospital Comarcal Valdeorras para acudir a este establecimiento. Son estos usuarios los que pusieron el grito en el cielo, pues aseguran que, desde que la Consellería de Infraestruturas e Vivenda varió la concesión, llegan tarde a sus trabajos.

"Queremos chegar a traballar", comentó Francisco Ferrer Núñez. Es uno de los usuarios de esta línea de autobús, que coge en Monforte para viajar hasta el Hospital barquense. "Sentímonos discriminados con respecto ao resto de usuarios de outras liñas, e non estamos de acordo coas novas condicións que se nos impoñen, xa que nos perxudican a nivel laboral e económico", protestó Ana María Sieiro Hermida, que viaja desde Ourense.

Son tres los viajes que el autobús realiza diariamente entre Ourense y O Barco, a las 6,00, 13,00 y 20,00 horas. Estos horarios deberían permitir a los usuarios llegar a los distintos turnos de la plantilla del centro hospitalario. Antes, el transporte salía 10 minutos antes y sí acudían puntuales. Ahora no sucede, a pesar de que la diferencia en tiempo es muy pequeña.

El número de viajeros que diariamente utilizan este línea de transporte es reducido, situándose en torno a la decena. Pero a ellos hay que sumar los vecinos que recurren a este medio de locomoción cuando tienen que desplazarse a Ourense.

Los nuevos horarios no son el único motivo de queja del colectivo. También protesta por el encarecimiento del billete, costando un viaje de ida o vuelta 11 euros. El bono mensual también subió 20 euros, al contrario de lo que sucedió en el resto de las líneas de autobús, además de retirar el que antes podían adquirir y que cubría medio mes. Este les evitaba pagar una mensualidad completa durante las vacaciones.

Todas estas quejas fueron trasladadas al Servizo de Mobilidade, que hizo caso omiso de las reclamaciones. Ayer, fuentes de la Consellería de Infraestruturas e Vivenda, al tiempo que indicaron que se interesarían por el caso, explicaron que las variaciones introducidas en el servicio no son definitivas y que su fijación es determinada "co diálogo cos usuarios e cos concellos".