O BARCO DE VALDEORRAS

Las bodegas facturaron 21,5 millones en la campaña 2017

El Consello Regulador de la D.O. Valdeorras calificó 3,5 millones de litros y descalificó 25.671

Una viña podada en el municipio de O Barco.
Una viña podada en el municipio de O Barco.
Las bodegas facturaron 21,5 millones en la campaña 2017

Las bodegas inscritas en la Denominación de Orixe Valdeorras facturaron 21.471.954 euros en la última campaña (2016-2017), según los datos que maneja el Consello Regulador que preside José Luis García Pando. Esta cifra es consecuencia de la facturación de los 3.578.659 litros de vino calificado, aptos para la venta al amparo del sello de la D.O. valdeorresa, un dato tomado con fecha del 31 de julio de 2017.

La cifra no es mala. Refleja la importancia de un sector que cuenta con 1.291 viticultores inscritos en un registro, el del Consello Regulador, en el que también se anotaron 43 bodegas. El dato tampoco es demasiado bueno, pues es inferior a los 23,7 millones y más de 4 millones de litros vendidos en la campaña anterior, según las cifras de la Consellería do Medio Rural.

El presidente del organismo vitivinícola, José Luis García, atribuyó este descenso a una caída de la producción de uva en 2016: "Foi unha mala colleita. A pedra e o mildiu lastraron un pouco", dijo.

El vino calificado en la última campaña se reparte en 1.893.150 litros de godello; 334.900, genérico blanco; 1.056.483, mencía; 23.884, variedades nobles; y 590.770, genérico tinto. A su vez, el volumen de vino descalificado alcanzó los 25.671 litros.

Un hándicap que pesa gravemente sobre el sector es el de la superficie de viñedo inscrita en el Consello Regulador: 1.181,5 hectáreas, menos de la mitad de la extensión de los viñedos de las DO Ribeiro y Ribeira Sacra, ambas con aproximadamente 2.500 hectáreas.

Esta limitación llevó a las bodegas cooperativas de O Barco y A Rúa, Jesús Nazareno y Virxe das Viñas, respectivamente, a iniciar una campaña de recuperación de viñas abandonadas o que sus propietarios vayan a dejar de trabajar.

El presidente del Consello Regulador, José Luis García, valoró muy positivamente esta iniciativa y añadió que, antes de que las dos sociedades citadas tomasen esta decisión, algunos socios ya se habían adelantado. "Me parece estupendo que non deixen perder as viñas. Outra cousa é levar os proxectos á practica, pois nalgúns casos será factible e noutros moi complicado.

A idea xa fora levada á práctica, pois algúns non queríamos que se perdesen viñedos", dijo.