INFRAESTRUCTURAS

La caída de una fachada obliga a revisar viviendas de A Rúa

La oposición "popular" plantea que se controlen las construcciones antiguas para eliminar peligros

Parte de la fachada de una casa antigua cayó sobre una calle de la zona de Fontei, en A Rúa.
Parte de la fachada de una casa antigua cayó sobre una calle de la zona de Fontei, en A Rúa.
La caída de una fachada obliga a revisar viviendas de A Rúa

El derrumbe de parte de la fachada de una casa antigua, en la Rúa de Ramona Ojea, disparó la alarma entre los vecinos de la zona. Los cascotes cayeron sobre la calle en la noche del 29 de diciembre, coincidiendo con el fin de semana del Fin de Año, no pudiendo ser retirados hasta varios días después. Los únicos trabajos realizados por los operarios municipales en esos primeros momentos se centraron en consolidar los restos que seguían en pie para evitar nuevos daños.

La situación provocó un cierto malestar vecinal, que fue recogido por el portavoz de la oposición popular, Avelino García Ferradal. El concejal del PP mostró su preocupación, y no solo por el desmoronamiento de esta casa, sino ante el peligro que entrañan las muchas construcciones que están en una situación de deterioro muy parecida.

"Convendría que los técnicos realizasen una revisión. Primero, la sequía y, ahora, la lluvia son las peores condiciones para las casas antiguas", dijo el concejal Avelino García. Añadió que pondrá este problema sobre la mesa en el próximo pleno de la Corporación municipal, donde también propondrá que el Concello realice un "llamamiento a los vecinos para que arreglen, o tiren, las casas que estén en estas condiciones. Son construcciones viejas, de piedra", explicó.

El alcalde socialista, Luis Fernández Gudiña, no ve mal la propuesta del concejal de la oposición. "Non hai inconveniente algún", dijo, refiriéndose a la petición de revisar este tipo de construcciones. Sobre este particular, recordó que el Concello envía regularmente cartas "aos donos de aqueles edificios que estén perigosos". Si bien, se trata de un trámite que no siempre es fácil de desarrollar. El regidor recordó que son propiedades privadas, por lo que es obligatorio seguir un procedimiento. "Os donos son os primeiros que deben solucionar o problema", comentó.

Las cartas son enviadas a los propietarios de las ruinas siempre que estos son conocidos, lo que no sucede siempre. Sin ir más lejos, el Concello decidió intervenir en el problema surgido con la casa que se derrumbó hace una semana por desconocer quiénes son sus dueños.

El alcalde Luis Fernández explicó que el Concello "pechou e asegurou" la Rúa de Ramona Ojea la misma noche del viernes, no pudiendo visitar el lugar el técnico municipal hasta la semana siguiente. También dijo que hay más construcciones deficientes. "Hai zonas do pobo con casas en estado preocupante pola falta de conservación", dijo.