EMPLEO

Cáritas alerta del aumento de los contratos en precario en O Barco

La cifra de 509 usuarios de O Barco no vuelve a la de antes de la crisis por la pérdida de empleos

Julio Mourelo e Isabel Álvarez, en la oficina de Cáritas Interparroquial de O Barco.
Julio Mourelo e Isabel Álvarez, en la oficina de Cáritas Interparroquial de O Barco.
Cáritas alerta del aumento de los contratos en precario en O Barco

La crisis aún está presente en Valdeorras. Personas que habían dejado de recurrir a la ayuda de Cáritas Interparroquial de O Barco por haber conseguido un empleo, regresaron. "Hay familias que dejaron de venir y volvieron por la precariedad del empleo", comentó su presidente, Julio Mourelo. La ONG diocesana cerró 2017 con 509 personas inscritas, una cifra que está muy por debajo de los 719 de 2012 pero que aún supera las 478 que contabilizaba su registro en 2009, coincidiendo con los primeros meses de la recesión económica.

Tampoco regresaron a los números anteriores a la crisis los datos del paro. En O Barco, 852 desempleados estaban inscritos en la Oficina de Emprego a finales del año pasado. Una década antes, al rematar 2007, antes de que las empresas comenzasen a despedir trabajadores, el total de inscritos no sobrepasaba los 770, según informó la Consellería de Economía, Emprego e Industria.

"Nos olvidamos de la crisis, pero sigue habiendo familias que lo pasan mal", comentó Julio Mourelo. No negó una cierta reactivación económica, si bien, inmediatamente, aludió a la despoblación y la salida de emigrantes como otras importantes razones del descenso de usuarios de los últimos años.

Las cifras demográficas confirman su argumentación. En 2009, el número de habitantes de O Barco ascendía a 14.213, una población que está por encima de los 13.508 con los que, si bien de forma provisional, cerró 2017 este mismo Concello.

Ayer, todos estos datos fueron puestos sobre la mesa por Julio Mourelo e Isabel Álvarez, trabajadora social de la ONG, durante la presentación del balance de las campañas solidarias incluidas en la denominada "Operación Kilo". Esta iniciativa se desarrolló durante los meses de diciembre de 2017 y enero para reunir alimentos no perecederos, sumándose a la misma empresas, colectivos y particulares de la comarca.

Fruto de todas estas iniciativas son los 2.309 kilos de alimentos que vuelven a llenar las estanterías del almacén de Cáritas. Este volumen de productos le permitirá cubrir, hasta aproximadamente el próximo mes de abril, las peticiones de las 173 familias que continúan necesitando de su ayuda.

Los barquenses siguen siendo solidarios

Los barquenses siguen mostrándose solidarios a pesar de que el impacto de la crisis ya pasó. Los 2.308 kilos de alimentos reunidos en las últimas semanas mantienen la línea de 2016, cuando Cáritas Interparroquial de O Barco reunió 2.463. Muy lejos quedan aquellos 5.093 donados a la entidad en 2012, cuando la catástrofe económica enviaba al paro a miles de trabajadores en todo el Estado.

Algunos empresarios y colectivos continúan apoyando a la ONG, conocedores de las necesidades de un buen número de familias. En la campaña de este año participaron los supermercados "Onda", "Gavela", Gadis", "Mi Tienda", "Froiz", "Corzo", "Covelo" y "Eroski". También recogieron alimentos los organizadores de la "Carreira do Turrón", en la que colaboraron el Club ADAS y el Concello. La Asociación de Empresarios de Valdeorras (AEVA) se sumó con un ciclo de cine y la Biblioteca Municipal Florencio Delgado Gurriarán cambió libros por productos no perecederos. A su vez, la concesionaria del servicio municipal de abastecimiento de agua, Aquagest, colocó un contenedor en su oficina. Finalmente, no quisieron faltar a la cita la residencia de la tercera edad de Larouco, el colegio Divina Pastora y las parroquias de Rubiá y Veigamuiños (O Barco).