VALDEORRAS

Cáritas aprecia un descenso de los casos que atiende

La mejoría de la economía y la marcha de familias de O Barco favorecen este nuevo escenario

 

Cáritas aprecia un descenso de los casos que atiende

Los datos manejados por Cáritas Interparroquial de O Barco hablan de una ligera mejoría de la situación de las familias, atribuible a una situación económica más favorable para algunas y al abandono de la comarca de otras. El número de familias que acudió a la ONG en busca de ayuda durante la primera mitad del año, entre el 1 de enero y el 30 de junio, descendió un 11%, respecto al mismo periodo de 2017.

Las 136 familias que en el primer semestre del año pasado recibieron el apoyo de la delegación barquense de Cáritas, que dirige Julio Mourelo, se quedaron en 121 entre enero y junio de 2018, según los datos que facilitó la trabajadora social Isabel Álvarez.

Las personas que se beneficiaron de la labor de la ONG diocesana, incluidos miembros de las familias y vecinos, también bajó en el último año. Si hasta el mes pasado fueron 473 las registradas, doce meses antes eran 517. La comparación de estas cifras refleja un 8,5 % de descenso en las ayudas prestadas. También es inferior el número de sintecho, que pasó de 127 a 100, o lo que es lo mismo, es un 21,2 menor.

Un capítulo importante al valorar las necesidades de los menos favorecidos es el de emergencias sociales. Incluye desde el pago de alquileres, recibos de luz o agua, hasta medicinas, situaciones extremas que amenazan con dejar sin estos servicios a las familias, que acaban dirigiéndose a Cáritas. Este año fueron 10 los casos atendidos, aportando la ONG 800 euros, casi la mitad de los 1.500 que abonó en 2017, cuando afrontó 21 de estas situaciones límite.

La colaboración del Banco de Alimentos de Ourense, que cedió 167 kilos de leche a la ONG, dentro de la campaña "Ningún niño sin bigote", fue un alivio para Cáritas, que también recibió alimentos del Banco de Alimentos del Bierzo (1.381 kilos), Eroski (3.583) y la Unión Europea (4.557).