PROVINCIA

Los colegiales de O Barco irán a la escuela a pie y sin padres

Tres concejalías, la Policía Local, el colegio y los progenitores diseñarán rutas seguras para ir a clase.

Patio de juegos y fachada principal del colegio Condesa de Fenosa, en O Barco.
Patio de juegos y fachada principal del colegio Condesa de Fenosa, en O Barco.
Los colegiales de O Barco irán a la escuela a pie y sin padres

Más de la mitad de los alumnos del Condesa de Fenosa de O Barco irán a clase sin necesidad de que un adulto los acompañe. En este sentido trabajan el colegio, tres concellerías -Cultura e Educación, Medio Ambiente y Promoción Económica, y Turismo, Comercio e Consumo- y Policía Local.

Aún falta por conocer la respuesta de los padres, si bien, la iniciativa gustó a la representante del ANPA que acudió a la reunión que mantuvieron ayer todos los implicados en el proyecto educativo. Inicialmente, solo entra un centro educativo, pero el objetivo es mucho más ambicioso y el Concello pretende implantarlo en los cuatro que hay en la villa barquense.

Los representantes de la comunidad educativa, del consistorio y de las fuerzas de seguridad acordaron aplicar el programa denominado "Camiño Escolar Seguro" a aproximadamente 250 alumnos, de los más de 400 que tiene el colegio. Según este primer contacto, la iniciativa se aplicará a partir de 3º y se llevará a cabo de forma experimental desde el próximo mes de junio.

Los últimos días de curso permitirán resolver los posibles problemas que vayan surgiendo, con miras a tener todo listo para que se desarrolle el próximo curso: 2018/2019. "Imos ser colaboradores e facilitaremos todo. Nun principio, é unha boa idea que os alumnos veñan sós por un camiño seguro", comentó el director del colegio Condesa de Fenosa, Francisco Pérez.

Los objetivos que se marcaron los impulsores del programa son varios. Uno de ellos es buscar una mayor autonomía para los colegiales. Estos serán quienes planteen, junto con sus padres, las rutas más aconsejables.

El medio ambiente también se beneficiará, pues un buen número de vehículos dejará de circular para llevar a los niños al colegio. Este descenso del tráfico conlleva una reducción del consumo de combustible y de la contaminación atmosférica.

Esos dos propósitos justifican la implicación de las concellerías de Educación y Medio Ambiente, respectivamente.

Pero en el programa también participa la concelleira de Comercio, pues este departamento deberá solicitar la implicación de los propietarios de los comercios próximos a los itinerarios escolares que sean determinados para que ayuden a aquellos niños que puedan tener algún problema.n