INDUSTRIA LOCAL

La escasez de mano de obra lastra la actividad económica de Valdeorras

Los sectores de la construcción y hostelería son los que menos profesionales encuentran

Parque empresarial de A Raña, en el Concello de O Barco.
Parque empresarial de A Raña, en el Concello de O Barco.
La escasez de mano de obra lastra la actividad económica de Valdeorras

Los empresarios valdeorreses comienzan a tener serios problemas para encontrar mano de obra en unos momentos de reactivación de la actividad económica. Sectores como la construcción y la hostelería tienen muy difícil conseguir  los profesionales que precisan. "No cojo más obras porque no encuentro trabajadores", comentó ayer el constructor barquense y vicepresidente de la Asociación de Empresarios de Valdeorras (AEVA), Javier Rodríguez Paradelo.

El problema no es exclusivo de Valdeorras, aunque aquí alcanza niveles preocupantes. Albañiles, electricistas, carpinteros, fontaneros, camareros, cocineros... son muchos los profesionales de la construcción y la hostelería que son difíciles de encontrar, pero no son las únicas actividades con déficit de oferta de mano de obra. Sucede lo mismo en otros ramos, como el de los peluqueros, socorristas o de la ayuda en el hogar, según los datos que maneja el colectivo empresarial valdeorrés.

Es difícil determinar las causas que están detrás de este problema, si bien, hay una que parece jugar un papel importante: la necesidad de poseer la formación exigida. Esta puede ser obligada por la legislación, como sucede con los carnés de manipulación de alimentos, en la hostelería, o los cursos de prevención de riesgos laborales que deben poseer quienes desean trabajar en la construcción y que algunas empresas ya empezaron a impartir por sus propios medios para poder contratar. En otras ocasiones es la falta de formación reclamada para realizar el trabajo o, incluso, la economía sumergida, de profesionales que realizan una actividad sin declarar por ella.

Un caso particular es el de los transportistas, un colectivo que no encuentra chóferes para sus camiones. Lo confirmó el presidente de Conductores Asociados de Valdeorras (Coasva), Joaquín Tato Vidal. "Se habla de que en España faltan más de 16.000 profesionales", comentó. Las causas de esta carencia difieren mucho de  las de otros sectores. Al menos, así lo entienden los chóferes. Hablan de unos salarios muy bajos que, en el transporte internacional llegan a situarse en torno a los 2.400 euros. Esta paga no estaría mal, si no fuese que también incluye las dietas, que pueden corresponder a todo un mes. "Hai gente que prefiere estar de mozo y ganar 1.000 euros. Por lo menos le queda todo en casa", explicó Joaquín Tato. En el otro plato de la balanza hay que colocar los bajos precios que rigen para los portes, que complican el reclamado incremento. "Es la pescadilla que se muerde la cola", añadió el presidente de los chóferes valdeorreses.

Es difícil encontrar un sentido a la falta de trabajadores, cuando los datos de desempleados de la comarca, correspondientes a julio, hablan de 1.438 personas que no encuentran empleo. Una explicación puede estar en los trabajadores que quedaron sin empleo durante la crisis económica iniciada en 2017. Durante la misma, unos 2.000 operarios fueron al paro, siendo muy difícil su recolocación. "La comarca sufre la dependencia de la pizarra", comentaron fuentes empresariales.