ESTAFA

Un exdirector de banco en O Barco, acusado de sustraer 448.064 euros

Su padre y su hermano se corresponsabilizaron de la deuda contraída

El caso se instruyó en el Juzgado de Instrucción de O Barco.
El caso se instruyó en el Juzgado de Instrucción de O Barco.
Un exdirector de banco en O Barco, acusado de sustraer 448.064 euros

La sustracción de dinero que se le imputa a Diego N.P., exdirector de la oficina de Banco Caixa Geral S.A. en O Barco, no sólo lastró el futuro de la oficina, que tuvo que cerrar, sino que se tradujo en una petición de condena de hasta ocho años y medio de prisión.

El inculpado, que se será juzgado en la Audiencia este mismo mes, está acusado de apropiación indebida, estafa y falsedad, delitos a los que el fiscal suma 22 meses multa con un cuota diaria de 10 euros, además de la devolución del dinero.

La acusación pública sostiene que, entre enero de 2008 y febrero de 2010, el inculpado realizó "multitud de operaciones fraudulentas para enriquecerse". El banco denunció que su exdirector y apoderado sustrajo 379.062 euros solicitando cesión de efectivo a otras entidades de crédito, una práctica habitual entre las mismas. Pero, según esa versión, el dinero no lo incorporó al banco sino que "se lo quedó en su poder".

Asimismo, le imputa la sustracción de casi 45.000 euros a través de la retirada de dinero de las cuentas corrientes de algunos clientes, sin su consentimiento. Sostiene el fiscal, que dentro de esta operativa, simuló firmas, aportó fotocopias de DNI o realizó órdenes de reembolso de participaciones de fondos de inversión.

El banco tuvo que ingresar a la Agencia Tributaria 4.137 euros, la deuda que había contraído con el fisco la entidad Transrya SL, de la que el acusado era administrador solidario, y que endosó a la oficina que dirigía utilizando un sello de pago al carecer de saldo la mercantil.

El padre y el hermano del inculpado, después de que la entidad suspendiera de empleo a Diego N.P. por las irregularidades detectadas, dirigieron una carta a Banco Caixa Geral para hacerse corresponsables de la deuda contraída al tiempo que anunciaban su intención de hacer frente a la devolución. Según esa misiva, las cantidades de las que dispuso el exempleado "han sido destinadas a sufragar los problemas económicos que atraviesan nuestras empresas familiares, Horacio e Hijos S.L., Horacio Nñez Fernández y Transrya SL".