AYUDAS

La falta de ayuda condena a la residencia de Asfaval al cierre

Las familias exigen a Política Social que no equipare los centros del rural con los de las ciudades

Amelia Blanco, tercera por la derecha, en el acto de entrega de 2.500 euros, de Iberdrola.
Amelia Blanco, tercera por la derecha, en el acto de entrega de 2.500 euros, de Iberdrola.
La falta de ayuda condena a la residencia de Asfaval al cierre

La residencia que en 2015 comenzó a usar un grupo de personas con discapacidad psíquica del oriente provincial podría tener las horas contadas. Después de que los técnicos de la Consellería de Política Social desestimaron su petición de cinco plazas de atención residencial terapéutica, la presidenta de la Asociación de Familiares de Discapacitados Psíquicos de Valdeorras (Asfaval), Amelia Blanco Delgado, anunció ayer que "as familias decidirán se volvemos a poñer o servizo de transporte e se pecha a residencia".

 

 

La solicitud de las cinco plazas fue rechazada por los técnicos de la Consellería al no reunir los requisitos establecidos, tanto económicos (43.200 euros) como de personal a tiempo parcial (médico, enfermera, fisioterapeuta, terapeuta ocupacional, educadora social y seis cuidadores).

La residencia fue construida para alojar a 40 usuarios y finalizada hace 11 años, con una inversión de 1,3 millones de euros. Asfaval pudo comenzar a utilizarla en 2015, siendo las propias familias las que, por las noches, se ocupan de la atención de las siete personas que la utilizan actualmente. Estas pagan algo más de 100 euros, de los 368 de su pensión, para ayudar a costear el servicio. No hay que hacer números para observar que les resultaría totalmente imposible alcanzar los 43.200 exigidos por la Administración.

En referencia al personal que piden los técnicos, Amelia Blanco explicó que trató de conseguir un psicólogo, terapeuta y cuidadores mediante el Plan de Cooperación, que promueve la Xunta. Asfaval dispuso de poco tiempo para encontrarlo, apenas cinco días, y los pocos localizados rechazaron la oferta por ser de media jornada. Al Este fracaso obligó al colectivo a devolver los 47.000 euros del programa a las arcas autonómicas.

"No se puede exigir lo mismo en las zonas rurales que en las ciudades. Exigen lo mismo para 5 plazas públicas que para 15. El rural está discriminado", se quejó Amelia Blanco.

La asociación también gestiona un centro de día y otro ocupacional, cada uno de ellos dotado con 15 plazas públicas, aunque atienden a 18 usuarios. Algunos de ellos, son transportados desde concellos como el de A Veiga o el más lejano, de Vilariño de Conso.

Amelia Blanco se entrevistará a lo largo de este mes de enero con el titular de la Consellería de Política Social, José Manuel Rey Varela. En referencia a esta reunión, la presidenta de Asfaval comentó que el conselleiro había transmitido su apoyo al colectivo valdeorrés.

A su vez, la Consellería de Política Social explicó ayer que "a Xunta impulsou un procedemento de contratación para prestar un servizo de atención residencial terapéutico ocupacional para persoas con discapacidade intelectual na provincia de Ourense".

Este mismo departamento añadió que "Asfaval presentouse a dita licitación, non acreditando a execución de servizos de idéntica natureza necesarios para ser adxudicatarios do dito contrato, e sendo este requisito sine qua non para poder selo".