VALDEORRAS

La falta de limpieza retrasa la zona de juego para canes en O Barco

El concello guarda varios aparatos a la espera de que los excrementos desaparezcan de la zona para mascotas

La falta de limpieza retrasa la zona de juego para canes en O Barco

Los excrementos que encontraron los trabajadores que se disponían a colocar los juegos de perros en la zona de esparcimiento canino (ZEC) de O Barco obligaron a aplazar su montaje. Lo anunció el alcalde, Alfredo García Rodríguez, quien explicó que los aparatos llegaron al Concello en diciembre y que continúan guardados, a la espera de comprobar si el recinto vuelve a ser ensuciado por las cacas de las mascotas de los usuarios. Posteriormente, el lugar fue limpiado por los trabajadores municipales.

"No los pusieron por culpa dos escrementos dos perros. É un asunto de conciencia ciudadá", dijo el regidor socialista, saliendo al paso de la preocupación mostrada por el concejal popular, Arsenio Moldes Gómez, ante las muchas "cacas" de perros que pueden encontrarse en la villa barquense.

El regidor explicó que  las llamadas de atención del Concello y las sanciones impuestas a quienes fueron sorprendidos sin recoger los excrementos de su mascota surtieron el efecto perseguido en un principio. Seguidamente, añadió que con el paso del tiempo, un reducido grupo de dueños de perro insiste en no hacer caso de las normativas.

La ZEC acondicionada en las inmediaciones de la Casa Río Cigüeño tiene 60 metros de largo por 18 de ancho. El Concello sembró césped y colocó algún banco, una fuente y papeleras específicas para que los usuarios depositen las bolsas con los excrementos de sus animales. Sin embargo, algunos no lo hacen, según se quejó el alcalde barquense.