VALDEORRAS

Los ganaderos de Valdeorras defienden la gestión tradicional del purín

Agromacen afirma que penalizar el plato y los cañones aboca al "cierre" a las explotaciones 

Sistema tradicional para esparcir purín.
Sistema tradicional para esparcir purín.
Los ganaderos de Valdeorras defienden la gestión tradicional del purín

La nueva normativa del uso de purines o abono orgánico en las tierras se encontró con el rechazo frontal de la Asociación de Ganaderos del Macizo Central (Agromacen). Pedro Parente, presidente de este colectivo, que aúna a más de medio millar de productores, advierte que "nuestras explotaciones se verán abocadas al cierre".

El Real Decreto 988/2017, dictado por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, determina que "a aplicación de xurro nas superficies agrícolas non poderá realizarse mediante sistemas de prato ou abanico, nin canóns, podendo as comunidades autónomas establecer excepcións, atendendo ás características específicas das superficies afectadas", según apuntó la Consellería do Medio Rural. Este departamento añadió que la norma aún no es firme y es objeto de conversaciones entre el Ministerio y las comunidades autónomas. "Entre elas, Galicia, onde avogamos por contemplar as excepcionalidades dos nosos respectivos territorios", comentaron fuentes de este organismo. Añadieron que "a lexislación non entrará en vigor ata que a Xunta emita a correspondente resolución".

El incumplimiento de las exigencias dejará si ayudas directas de las PAC (Política Agraria Común) a los productores sujetos a normas de condicionalidad: buenas condiciones agrarias y ambientales de la tierra y requisitos legales de gestión.

El aplazamiento de la norma no convence a los ganaderos. Pedro Parente explicó que "las excepciones que durante el primer año prevé el Ministerio de Agricultura no hacen más que aplazar el impacto previsto sobre nuestras explotaciones". Los productores consideran "chocante" la actitud de Gobierno central y Xunta, pues "vienen fomentando y subvencionando la compra de cisternas y remolques esparcidores de estiércol. Es decir, ¿prohíbes el uso de una máquina que subvencionas?", plantearon.

Estos ganaderos afirmaron que la medida penaliza a la explotación en extensivo de los pastos de alta montaña por el reducido tamaño de las explotaciones, su dispersión y las especificidades orográficas, edafológicas y climáticas.

A su vez, la Xunta explicó que la norma únicamente castiga el uso de sistemas de plato o abanico y cañones, pero permite otras técnicas, como el riego de baja presión, los tubos y las zapatas colgantes.