BODEGAS

El godello desata la fiebre por viñas y bodegas valdeorresas

La última operación fue la compra de la bodega barquense Virxe de Galir por la compañía riojana CVNE

Fachada de la bodega Virxen de Galir, en la localidad de Éntoma (O Barco).
Fachada de la bodega Virxen de Galir, en la localidad de Éntoma (O Barco).
El godello desata la fiebre por viñas y bodegas valdeorresas

La calidad de vinos como el mencía o el godello, pero especialmente de este último, desató una auténtica fiebre por hacerse con bodegas y viñas de la Denominación de Orixe Valdeorras. La última bodega que desembarcó en la comarca fue la Compañía Vinícola del Norte de España (CVNE), que, después de aproximadamente cuatro meses de negociaciones, acaba de adquirir la barquense Virxen de Galir, con sede en la localidad de Éntoma (O Barco).

"Estas variedades de uva -mencía y godello- tienen un gran reconocimiento nacional y están adquiriendo también una notable relevancia internacional", afirmaron en la sociedad familiar riojana. Esta fue fundada hace casi 140 años, más concretamente en el año 1879, antigüedad que se traduce en un importante aporte de experiencia. Con sede en la localidad riojana de Haro, en la denominada Rioja Alta, CVNE pertenece a la Denominación de Origen Calificada Rioja. Hoy, cinco generaciones después de su creación, continúa en manos de los descendientes de los fundadores.

La Compañía Vinícola del Norte de España, además de estar considerada entre las bodegas que lideran el mercado nacional, también distribuye sus vinos por casi 90 países, que se reparten por cuatro continentes: Europa, América, Asia y Oceanía. "La compañía conjuga permanentemente la vigencia de las sabias tradiciones bodegueras con la introducción de las últimas innovaciones, que hacen que los caldos de esta bodega sean reconocidos ayer, hoy y mañana como vinos de gran calidad", afirmaron en CVNE.

Virxen de Galir también es de origen familiar y su fundador, José Barros García, al igual que su hijo, continúan involucrados en el proyecto. "CVNE es la segunda bodega más importante de La Rioja", aseguró el bodeguero barquense. Comentó que fueron los propios compradores los que se pusieron en contacto con la embotelladora de Éntoma y también que que la entidad riojana "se encuentra en un periodo de expansión".

En todo caso, la bodega de la DO Valdeorras continuará elaborando los caldos que produce en estos momentos. Además, conservará las marcas actuales, según apuntó el fundador de Virxen de Galir, José Barros.

Las primeras bodegas que eligieron la DO Valdeorras para invertir también procedían de tierras riojanas. Rafael Palacios y la Compañía de Vinos Telmo Rodríguez, llegaron a principios de siglo, antes de que se incorporase el resto de bodegas: Bodegas Avancia de Valdeorras, perteneciente al Grupo Jorge Ordóñez, de la DO Sierra de Málaga y presente en otras 13 denominaciones de origen del Estado; Grupo Vinigalicia, con instalaciones en Ribeiro, Rías Baixas y Ribeira Sacra; Viña Costeira, del Ribeiro; y, finalmente, Pago de los Capellanes, llegada de la Denominación Ribera de Duero.

El sector está convencido de que CVNE no será la última bodega de otra denominación en invertir en Valdeorras. Una prueba del bum de estos caldos está en los movimientos de compra de viñas, que se multiplicaron en los últimos meses.

"Hai gañas de investir polo que se leva feito"

El presidente del Consello Regulador de la DO Valdeorras, José Luis García Pando, atribuyó el interés despertado por los vinos de la comarca a la labor que, durante años, desarrollaron sus bodegueros y productores. "Hai gañas de investir na zona polo que se leva feito en moitos anos", dijo. El titular del organismo vitivinícola considera que la llegada de bodegas de fuera será positiva en la mayoría de los casos: "Veñen ao ver que a zona ten potencial e poden facer negocio. Son empresas que buscan facer rendible o investimento e facer negocio".