ENTROIDO O BARCO 2018

Lágrimas por el Entroido y rezos por la Lei de Saúde, en O Barco

La Praza Maior de O Barco centró los actos de un entierro que este año no pondrá punto final a la fiesta, tras el aplazamiento del desfile

Primera parada del Enterro da Sardiña.
Primera parada del Enterro da Sardiña.
Lágrimas por el Entroido y rezos por la Lei de Saúde, en O Barco

Las plañideras y llorones de O Barco fueron fieles a la cita del entierro de la sardina. El sepelio volvió a tener como escenario principal la Praza Maior de la villa, desde donde partió la procesión que recorrió las calles de San Mauro y Real antes de regresar al punto de partida.

Dos integrantes de Gargallada Teatro, Eladio Santos y Manuel Caramés, oficiaron un acto en el que no faltó la sátira y el un repaso a la más cruda actualidad, si bien llevada al terreno de un humor triste, que no faltó en ningún momento.

Una novedad de la ceremonia de este año fue la dedicatoria dirigida a José María Rodríguez "Polo", de la "cofradía do santo Botelo". No fue la única, en esta ocasión, la organización repartió dípticos para que los devotos del pez, perteneciente a la familia de los cupleidos, acompañasen a los oficiantes en sus rezos.

"Mintirosos nos chamaron os da Consellería por dicir que a nosa área de saúde suprimirían. Non mentimos, señor conselleiro, non! Xa está en marcha o decreto para a súa supresión". Con esta plegaria inició su  caminar la apesadumbrada comitiva, en la cual, hasta los niños se sumaron al negro que marca el luto.

La tristeza se lleva mejor con el estómago lleno. Así lo creyeron los llorosos organizadores cuando prepararon un gran pan con forma de sardina. Tras el entierro, los asistentes comulgaron con él, aunque bien acompañando de chorizo.