PATRIMONIO

Manzaneda halla en "O Penedo dos Lobos" un filón turístico

El yacimiento arqueológico del campamento romano despertó un gran interés en los turistas

Imagen aérea del yacimiento arqueológico romano de "O Penedo dos Lobos", en Manzaneda.
Imagen aérea del yacimiento arqueológico romano de "O Penedo dos Lobos", en Manzaneda.
Manzaneda halla en "O Penedo dos Lobos" un filón turístico

La investigación arqueológica que se desarrolló en "O Penedo dos Lobos" el pasado mes de agosto despertó un enorme interés, y no solo en el ámbito científico. También son muchos los turistas que en Manzaneda se interesan por ella. "Agora pregunta moita xente, mais non podemos enviala ata alí", comentó el alcalde, Félix Domínguez Cortiñas. Argumentó la necesidad de proteger los restos del campamento romano más antiguo de Galicia, coetáneo de las Guerras Cántabro-Astures (29-19 a. C.), y también explicó que deberá ser objeto de una segunda fase de la investigación, para cuyo inicio es imprescindible la implicación de otras administraciones públicas.

"Pode ser un recurso turístico interesante", añadió el alcalde de Manzaneda, que seguidamente adelantó los planes municipales de señalizar el lugar y colocar paneles informativos. En todo caso, este propósito deberá aguardar a su encuentro con los responsables de la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural y la Axencia de Turismo de Galicia.

El regidor local no es el único interesado en retomar los trabajos del yacimiento arqueológico. También lo está João Fonte, director de estos e investigador del Instituto de Ciencias del Patrimonio (Incipit), entidad perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Una vez finalizada la primera etapa de la investigación, no dudó en resaltar el "potencial científico, patrimonial y turístico" del hallazgo.

La proximidad de la estación de montaña de Manzaneda no hace sino aumentar las posibilidades turísticas que presenta el campamento romano de "O Penedo dos Lobos". "Notamos que empieza a haber interés por el yacimiento y que preguntan por él", afirmaron en el complejo de montaña ourensano. Aquí, la existencia de los restos ya era conocida hace tiempo, aunque su origen fue una incógnita hasta la investigación del mes pasado. Los hallazgos del equipo de arqueólogos, que lo sitúan como el campamento romano más antiguo de toda Galicia, fue una buena noticia para el resort invernal. "Tiene un potencial importante", añadieron las mismas fuentes. Una posibilidad que manejan es la de conseguir un campo de trabajo para acometer la siguiente fase de las excavaciones.


Monedas y sandalias datan los restos


Los restos del campamento de Penedo dos Lobos permiten apreciar la presencia militar romana más antigua documentada de Galicia. Dos monedas acuñadas por Publio Carisio sitúan el yacimiento en el periodo de las Guerras Cántabros-Astures, que se desarrollaron entre los años 25 y 22 a. C., y fueron empleadas en el pago de los legionarios. En el lugar también aparecieron restos de sandalias romanas (caligae).

El campamento romano está situado en una zona de pastoreo y ocupa una superficie de 2,34 hectáreas, lo que supone un recinto de dimensiones reducidas, con una capacidad que no superaría el millar de soldados. Entre los restos pueden apreciarse las cuatro puertas clásicas de los fortines militares romanos y casi la totalidad del perímetro de la muralla defensiva, construida en piedra. 

Los arqueólogos consideran que Penedo dos Lobos fue ocupado durante un corto periodo de tiempo y para un fin específico.

Descubierto por un vecino, Rubén Lorenzo Pérez, el colectivo "romanarmy.eu" informó a la Dirección Xeral de Patrimonio de su existencia en febrero de 2017. El lugar está situado en un plan de repoblación forestal que amenaza con "dañar de maneira irreversible este sitio arqueolóxico", según "romanarmy.eu".