SERVICIOS

Manzaneda pretende unir el centro de día con el geriátrico

La difícil viabilidad que tiene el servicio hace que las instalaciones lleven cerradas más de siete años

Instalaciones del centro de día de Manzaneda, ubicadas a escasos metros de la residencia de ancianos.
Instalaciones del centro de día de Manzaneda, ubicadas a escasos metros de la residencia de ancianos.
Manzaneda pretende unir el centro de día con el geriátrico

Las instalaciones del centro de día de Manzaneda podrían incorporarse a las de la residencia de la tercera edad Gabino García. Esta es la intención del equipo de gobierno que preside Félix Domínguez Cortiñas, quien comentó ayer que remitirá a la Consellería de Política Social esta posibilidad.

La decisión fue tomada después de que las tres empresas que se interesaron por hacerse con la gestión del centro acabasen abandonando. "O centro de día non é viable. Non saen os números. Ningunha empresa o quere", indicó el regidor. Estos mismos cálculos llevaron al Concello a considerar que los recursos municipales no son suficientes para sacar adelante el servicio.

Las instalaciones habían sido cedidas por Política Social al Concello hace un año. El convenio firmado por el conselleiro, José Manuel Rey Varela, y el alcalde, establecía una duración de cinco años.

La proximidad del centro de día al edificio residencial, del que está separado por menos de 10 metros, facilitaría su utilización por el geriátrico y, según el alcalde, facilitaría la ampliación de los servicios que ofrece la residencia de la tercera edad. No es la primera vez que en Manzaneda se sopesa esta opción. Ya en 2014 se hablaba de trasladar servicios como dirección, enfermería o fisioterapia a la nueva construcción. Además, Félix Domínguez también planteó que esta fórmula permitiría aumentar las 40 plazas de esta.

Los trabajos de construcción y el equpamiento del nuevo centro de día de Manzaneda finalizaron en el año 2010. Desde entonces transcurrieron siete años, pero estas instalaciones nunca abrieron a pesar de costar 720.000 euros.

Las dificultades para cubrir las plazas que ofertan los centros de día hacen difícil su viabilidad. En otro Concello del oriente provincial, el de A Rúa, las instalaciones finalizadas hace un lustro y que costaron más de un millón de euros están infrautilizadas. Solo 14 de las 44 plazas previstas para el centro están cubiertas, según dijo el alcalde, Luis Fernández Gudiña.