VALDEORRAS

Mouruás lucha por recuperar su fiesta de moros y cristianos

La asociación cultural Río Mola ultima su recuperación a petición de vecinos de San Xoán de Río

Vecinos del pueblo de Mouruás ataviados de moros y cristianos, en la batalla de 1984.
Vecinos del pueblo de Mouruás ataviados de moros y cristianos, en la batalla de 1984.
Mouruás lucha por recuperar su fiesta de moros y cristianos

Un grupo de vecinos de Mouruás, una pequeña aldea de San Xoán de Río, pretende recuperar su batalla de moros y cristianos. Aunque se desconocen los inicios, sí se sabe que el evento se desarrolló durante la década de 1950 para perderse posteriormente. Recuperada los años 1983 y 1984, volvería a desaparecer, hasta que, en las últimas semanas, la asociación cultural Río Mola recibió una solicitud de ayuda para resucitarla, según indicó este colectivo.

La batalla de moros y cristianos de Mouruás se representaba el Día de Santiago, el 25 de julio, que es su patrón. Consiste en una representación teatral de aproximadamente dos horas de duración y en la que intervienen nueve personas: cinco en el papel de cristianos y las cuatro restantes como moros. Todos ellos intervienen en un diálogo, cuyos textos guardan celosamente los vecinos.

En su día, esta batalla llevó a este pueblo de San Xoán de Río a gentes de muy distintos lugares, fueron unos tiempos de esplendor que ahora quieren volver a recuperar. Para conseguir este objetivo, la asociación Río Mola inició la recopilación de fotografías y vídeos de las ediciones anteriores. Pretenden organizar una exposición, pero también talleres dirigidos a los más jóvenes, para implicarlos en el proyecto.
Uno de estos talleres podría ir dirigido a confeccionar los trajes de moros y cristianos, pues los originales fueron depositados en un museo ourensano, según apuntaron los vecinos. Un problema mayor es el de los caballos, ya que los nueve actores interpretaban sus papeles montados y los animales deben de ser muy mansos.

Hay un detalle más que falta por definir: la fecha. Vecinos y asociación son conscientes de que buena parte de la población de San Xoán de Río tuvo que emigrar a otros lugares, como Madrid o Barcelona. Las distancias dificultan su asistencia a unos festejos que se venían desarrollando el 25 de julio. Con miras a facilitar una mayor afluencia, los organizadores sopesan trasladarla a un fin de semana de agosto.