EMPLEO

Los sectores de la castaña y el vino precisan temporeros

Empresarios y productores tienen dificultades para encontrar mano de obra esta campaña

Un grupo de trabajadores, en la vendimia de la Denominación de Orixe Valdeorras.
Un grupo de trabajadores, en la vendimia de la Denominación de Orixe Valdeorras.
Los sectores de la castaña y el vino precisan temporeros

Las condiciones meteorológicas benignas del fin de semana llevaron a las viñas de la Denominación de Orixe Valdeorras a bodegueros y viticultores que aún no habían comenzado a vendimiar. Sin embargo, no estuvieron todos los necesarios. Bodegas y productores se quejan de que la escasez de temporeros les obliga a prolongar los trabajos. A su vez, los comercializadores de castañas se preparan para afrontar esta falta de mano de obra.

"Non hai xente para vendimar. Só puiden atopar dúas persoas", se quejó ayer Manuel Lorenzo, en un descanso de la vendimia en la finca familiar. Los productores de uva no son los únicos que tienen problemas para encontrar temporeros, también las bodegas acusan esta misma carencia, que no se daba otros años. "Queríamos máis xente para vendimar antes, mais foi imposible. Estamos así varias adegas", confirmó Amancio López, uno de los responsables de la vilamartinesa Adega Avelina.

Al comenzar la campaña, varios bodegueros se dirigieron a la agencia de empleo de la Asociación Empresarial de Valdeorras (AEVA). Solicitaron 60 peones agrícolas, pero tuvieron que conformarse con algunos menos, pues fue totalmente imposible atender todas las peticiones.

Esta situación se da en un sector  en el cual, según las estimaciones del Consello Regulador que preside José Luis García Pando, las 43 bodegas asociadas precisan 500 temporeros.

El problema de falta de operarios del sector vitivinícola también preocupa a los comercializadores de castañas, cuya campaña debería comenzar el 15 de octubre. Un sector importante de trabajadores de la vendimia se desplaza seguidamente a las naves para trabajar durante el mes y medio que duran los trabajos del "castañal". Las empresas generan unos 200 empleos temporales, pero difícilmente se cubrirán este año.

"Se nota menos gente que otros años", comentó el empresario valdeorrés Juan Fernández, de Castañas Rafael y presidente de Proagrosilga (Asociación de Productores y Exportadores de productos Agrosilvestres de Galicia). "Está moi difícil atopar xente", corroboró el empresario barquense José Barreda, propietario de Castanval.


Faltan operarios a pesar de los 1.435 desempleados


Los datos comarcales del paro, que en agosto sumó 1.435 desempleados en los nueve concellos valdeorreses, según la Consellería de Economía, Emprego e Industria, hacen difícil encontrar las causas de la falta de mano de obra. Los salarios no son bajos. Los de los vendimiadores oscilan entre los 50 y 60 euros, más el coste de la Seguridad Social, ligeramente por encima de los del sector de la castaña. Sin embargo, bodegas, empresarios y productores no encuentran todos los trabajadores que necesitan.

El ligero repunte del sector de la pizarra respecto a los años de la crisis económica puede ser un factor que esté incidiendo en la escasez de mano de obra. Lo apuntó recientemente Raúl Prada, de la bodega vilamartinesa Valdesil. Pero hay más argumentos. Otro también procede del sector vitivinícola y refiere que algunos desempleados que cobran el paro prefieren descartar buscar empleo en la vendimia y no tener que reiniciar toda la tramitación al finalizar la campaña.

Bodegueros y viticultores comentan que la reducción de producción de uva que causaron las enfermedades y que dejará el volumen de uva en aproximadamente 5 millones de kilos, permite salir del paso al sector, pues no precisa la mano de obra que necesitaría para afrontar una cosecha mucho mayor. A su vez, comercializadores y productores de castañas confían en que llueva antes de comenzar la campaña para salvar el año.