LIMPIEZA

Tirar un papel al suelo podrá suponer una multa de 100 euros, en O Barco

La Concellaría de Limpeza expone a los vecinos la ordenanza para recibir posibles sugerencias

Una bolsa de basura abandonada ayer al lado de una papelera de O Barco.
Una bolsa de basura abandonada ayer al lado de una papelera de O Barco.
Tirar un papel al suelo podrá suponer una multa de 100 euros, en O Barco

Los vecinos de O Barco se enfrentarán a multas, cuya menor cuantía son 100 euros, si arrojan un papel a la vía pública. No solo eso. La Ordenanza Municipal Reguladora do Servizo de Depósito e Recollida de Resiudos Urbanos ou Municipais también considera infracciones leves "depositar, en lugares distintos ás papeleiras instaladas ao efecto nos espazos públicos, residuos de pequeno volume". Además de los papeles, también aparecen incluidos en esta categoría "chicles, cabichas, caramelos, cáscaras e desperdicios similares".

La ordenanza redactada por la Concellaría de Abastecemento, Saneamento e Limpeza, que dirige Alicia Álvarez Fernández, fue expuesta en la sede virtual de la página web del Concello. Según indicó la concelleira, permanecerá colgada durante 15 días en la ventana denominada "Tablón de edictos", al objeto de que los vecinos puedan presentar sus sugerencias antes de llevarla al pleno municipal.

La nueva norma sustituye al reglamento actual, explicó Alicia Álvarez. El documento reparte las infracciones en tres categorías: leves, graves y muy graves. Las multas oscilan entre los 100 euros, que es la mínima que se aplica a casos de escasa entidad y 3.500 euros. Esta última, se aplicará en aquéllos de vertido incontrolado de residuos peligrosos, tanto para la salud de las personas como para el medio ambiente, que son los supuestos que revisten mayor gravedad.

La nueva normativa es más específica que el reglamento en materia de sanciones. Se puede apreciar en la inclusión entre las infracciones leves, sancionadas con multas de 100 a 1.000 euros, el depósito de residuos sin compactar para reducir su volumen y aprovechar así al máximo la capacidad de los contenedores. También es falta leve arrojarlos sin separar en los contenedores o en los puntos de recogida que no les corresponden. E incluso el incumplimiento de los horarios fijados para el servicio.ç

A su vez, las graves (cuyas multas oscilan entre los 501 y los 2.000 euros) incluyen el abandono de vehículos en la vía pública, arrojar residuos no peligrosos o obstruir la actividad de vigilancia ejercida por la autoridad.

El volumen de la basura generada por los barquenses cayó 123.000 kilos

El volumen de basura recogido por el servicio municipal en 2017 descendió 123.840,590 kilos respecto a 2016. Fueron 4.680.360 los kilos contabilizados por los trabajadores de FCC, adjudicataria del servicio de recogida y también de la limpieza viaria. Un año antes, este dato alcanzó los 4.804.200 kilos.

La concelleira Alicia Álvarez planteó la posibilidad de que el descenso sea una consecuencia de un momento económico desfavorable.

Los residuos del contenedor verde son los que registraron un mayor descenso, pasando de los 4.228.900 kilos de 2016 a los 4.136.610 del ejercicio pasado. La cantidad restante se reparte entre el papel y cartón recogidos de los contenedores (214.240 kilos), los recogidos en el servicio puerta a puerta (28.660), los envases (149.930) y el vidrio (150.920).

Los barquenses no llevan bien el reciclaje de los residuos. Así lo aseguran en el servicio de recogida de basura, donde apuntan que son numerosos los materiales recogidos de contenedores que no corresponden.