INFRAESTRUCTURAS

El tramo Rubiá-O Barco de la A-76 costará casi 47 millones

Fomento aprueba el trazado de 8,5 kilómetros que permitirá iniciar las obras de la vía de alta capacidad

<p></p>
<p></p>
El tramo Rubiá-O Barco de la A-76 costará casi 47 millones

El proyecto de la futura autovía A-76, que unirá Ourense y Ponferrada, sigue cogiendo forma para convertirse en realidad. El director general de Carreteras, Jorge Urrecho, dio su visto bueno el pasado 17 de julio a la resolución por la que el Ministerio de Fomento aprueba el trazado entre A Veiga de Cascallá (Rubiá) y O Barco de Valdeorras, de 8,5 kilómetros, y en el que se invertirán un total de 46,9 millones de euros, según consta en la documentación del proyecto.

La mayor parte del presupuesto corresponde a la obra en sí, que asciende a 41,8 millones, mientras que 4,3 se destinarán a expropiaciones y medio millón de euros a programas de vigilancia ambiental y conservación del patrimonio histórico.

El Gobierno central da así cumplimiento al compromiso adquirido con la comarca valdeorresa de licitar las obras en 2017 para iniciarlas a final de año o a principios de 2018, una vez que se consignó una partida de 4,6 millones en los Presupuestos Generales del Estado para este ejercicio. El plazo de ejecución previsto es de 24 meses.

El siguiente paso que habrá que dar ahora será la publicación de la resolución en el Boletín Oficial del Estado, momento en el que se iniciará la exposición pública del proyecto, con el objetivo de que se puedan presentar alegaciones e informar a los afectados por las expropiaciones que se deberán realizar para hacer realidad el tramo de la autovía. El proyecto contempla la adquisición de más de 670.000 metros cuadrados de superficie, mientras que habrá que ocupar temporalmente, mientras duran los trabajos, casi 37.500.

Características

El diseño del tramo se ha realizado teniendo en cuenta una velocidad máxima de 100 kilómetros por hora y, con carácter general, se desdobla la N-120, actual vía de comunicación entre ambos núcleos. Las excepciones se producen al paso por la localidad de Rubiá, donde se realizará un trazado completamente nuevo de 1,3 kilómetros, y en las inmediaciones de O Barco, donde la autovía se adaptará a la futura circunvalación entre la N-120 y la N-536.

En los 8,5 kilómetros del tramo A Veiga de Cascallá-O Barco, habrá un enlace, seis pasos superiores, tres inferiores y varias reposiciones de carreteras y caminos.

Dado que los tramos anterior y posterior al aprobado todavía se encuentran en una fase más atrasada, se han previsto una serie de enlaces con la N-120 que permitirán poner en funcionamiento el trazado sin tener que esperar a la conclusión de la autovía en su totalidad. 

Los proyectos del resto de tramos de la autovía, en distintas fases

El Ministerio de Fomento tiene entre manos también el resto de tramos que compondrán la futura autovía A-76 entre Ourense y Ponferrada.El segundo en el que se podrá ver a las máquinas trabajando es el que unirá las localidades leonesas de Requejo y Villamartín de la Abadía, de 7,6 kilómetros y cuyo proyecto ya ha sido rematado. Las estimaciones iniciales de los técnicos hablan de un presupuesto de 35,26 millones para este recorrido.

Por otra parte, hace unas semanas Fomento procedía a la adjudicación del contrato de servicios de redacción del proyecto de trazado y construcción del tramo intermedio, que enlazará Requejo con A Veiga de Cascallá. El objeto es definir la solución escogida tras la información pública y la evaluación ambiental del estudio informativo. El plazo fijado para elaborar el diseño de este tramo es de 18 meses.

Posteriormente, restaría por definir la continuación de la A-76 desde O Barco hasta su enlace con la futura autovía entre Lugo y Ourense (A-56). Los siete subtramos en los que se han dividido los casi 100 kilómetros de los que constaría la vía tienen ya el estudio informativo realizado, por lo que habría que licitar la redacción de los proyectos.

La A-76 se ha convertido en una prioridad tanto para la provincia de Ourense como la de León, con el objetivo de solucionar los problemas de comunicación entre ambas zonas.