OBRAS

Valdeorras urge la mejora de todos los enlaces con la N-120

El Ministerio de Fomento abandona los deteriorados accesos, que llevan años sin ninguna reforma 

Deficiencias en la conexión de la Avenida del Bierzo con la N--120, en O Barco.
Deficiencias en la conexión de la Avenida del Bierzo con la N--120, en O Barco.
Valdeorras urge la mejora de todos los enlaces con la N-120

El mal estado en que se encuentran las conexiones de la carretera N-120 genera malestar en la comarca de Valdeorras. Periódicamente, el Ministerio de Fomento realiza algún que otro bacheo en la principal vía de comunicación de la comarca, pero hace muchos años que la maquinaria no se detiene en sus enlaces.

El deterioro de los accesos es palpable en la práctica totalidad del tramo valdeorrés de la carretera. Estas deficiencias pueden verse en conexiones muy utilizadas, como la de O Barco Este, que permite acceder a la Avenida del Bierzo, o la existente entre A Rúa y Vilamartín, que comunica con la OU-636.

"Cando pasas polo acceso a O Barco vibra todo o camión. Os accesos á vila son malísimos", comentó Joaquín Tato Vidal, presidente de Conductores Asociados de Valdeorras (Coasva), quien aseguró que este deterioro solo se da en el tramo ourensano: "Pasas os tuneis de La Barosa e a N-120 está ben cuidada", dijo. Las deficiencias del firme en la conexión de la N-120 con la Avenida del Bierzo también son palpables para el alcalde barquense, si bien Alfredo García Rodríguez amplió los defectos al resto de la infraestructura. "Es el mal estado en el que Fomento tiene a la mayor parte de la carretera N-120", afirmó.

El regidor rues, Luis Fernández Gudiña, también subrayó la necesidad de reparar las deficiencias y cree que la Xunta aprovechará el arreglo de la OU-636 para asfaltar el enlace con la N-120, entre la villa ruesa y San Miguel de Outeiro. "Espero que faga o arreglo ao chegar a ese tramo", dijo. Pese a ello, es consciente de que la titularidad de la citada conexión pertenece al Ministerio de Fomento.

En situación no muy distinta está la gran mayoría de los accesos a la principal infraestructura viaria de Valdeorras. Las preocupaciones del Ministerio de Fomento parecen limitarse a ciertos tramos de la calzada de la N-120, olvidándose de sus conexiones, que también son responsabilidad suya. Los años pasan y el firme se deteriora sin que nadie lo reponga, llegando a un estado que hasta vuelve peligroso conducir por ellos.

El abandono es patente a pesar de que el coste de los arreglos, debido a la escasa longitud de las conexiones, no sería excesivo. Por otra parte, los mayores perjudicados por el mal estado de estos accesos son los valdeorreses que residen en las localidades con conexión a la N-120, siendo el número de usuarios muy inferior al de la calzada principal. Por ello, la duración del firme es mayor pues el asfalto se desgasta mucho menos.

Otra muestra del abandono de estas conexiones puede observarse en las protecciones especiales para motoristas. En 2017 fueron colocadas en la N-120, pero no en los accesos que las precisan.