INFRAESTRUCTURAS

Los valdeorreses desconfían que la A-76 se vaya a construir

La incertidumbre en torno a los plazos lleva a muchos colectivos a temer que nunca será realidad

Alcaldes y empresarios, en la comisión de seguimiento de la A-76, de Monforte.
Alcaldes y empresarios, en la comisión de seguimiento de la A-76, de Monforte.
Los valdeorreses desconfían que la A-76 se vaya a construir

Cada vez son más numerosos los valdeorreses que muestran su incredulidad ante los anuncios del Gobierno central, referidos a la construcción de la autovía A-76, que comunicará Ponferrada con Ourense. Las declaraciones y manifestaciones se suceden, pero las máquinas no llegan. "Eu digo que non se fai. Non se ve intención de facer nada. Están gastando os cartos en estudios e a N-120 está que mete medo nalgúns tramos. Coa auga destes días, levantouse o asfalto", comenta Joaquín Tato Vidal, presidente de Coasva (Conductores Asociados de Valdeorras).

El transportista valdeorrés no es el único en recelar que Valdeorras debe conformarse con una carretera N-120, que presenta muchas deficiencias, como principal vía de comunicación con la capitalidad provincial. "La gente dice que no se mueve nada y, ya que no hacen nada, al menos deberían arreglar la N-120. Ni hacen, ni arreglan nada", comentó Ramiro Losada, portavoz de los taxistas de O Barco.

La opinión del representante comarcal de la central sindical UGT, José Paradelo Arias, no varía mucho de las anteriores. "La gente está decepcionada. Tengo la teoría de que están dando largas. Esto no le interesa a nadie. Vemos que se van alargando los trámites y que no va a haber A-76 ni arreglarán la N-120", comentó.

Entre los miembros de la Asociación Empresarial de Valdeorras (AEVA) también comienza a cundir el pesimismo, aunque su presidenta, Araceli Fernández del Palacio, aún tiene la esperanza de que la infraestructura sea realidad algún día. "Confío en que sí se construirá. Sería una pérdida de dinero. Llevamos muchos años. ¡Hasta en la Wikipedia aparece la A-76!".

La portavoz de los empresarios valdeorreses asistió a la última reunión de la comisión de seguimiento de la A-76. Se desarrolló en Monforte, a finales de la semana pasada, y en ella se habló de la posible prescripción del estudio de impacto ambiental, publicado en el Boletín Oficial del Estado en diciembre de 2013. El alcalde de Monforte, José Tomé Roca, insistió en la voluntad del Ministerio de Fomento de que en 2019 iniciará la obra de construcción de algún tramo para evitar que prescriba, un anuncio que no despejó las dudas. "É o que están buscando; que prescriba", dijo Joaquín Tato.


A la espera de que llegue alguna máquina


Toda Valdeorras reclama la licitación de la construcción del tramo de la A-76 más avanzado, el que comunicará O Barco con A Veiga de Cascallá (Rubiá). Son 8,5 kilómetros y su presupuesto de ejecución es de 41,85 millones de euros. En estos momentos, el proyecto está siendo auditado por el Ministerio de Fomento, según informó el alcalde de Monforte José Tomé. Es el trámite anterior a la licitación de la obra, la primera parte de una infraestructura muy necesaria para la comarca de Valdeorras y cuyos primeros pasos se dieron en 2005, cuando el citado organismo adjudicó a la empresa Prointec la redacción del estudio informativo.

A la espera de que el primer tramo de A-76 sea licitado, los últimos anuncios aumentaron la desconfianza de un buen número de valdeorreses. Cuando todos consideran prioritario que las primeras máquinas empiecen a trabajar, los alcaldes de O Barco, A Rúa, Vilamartín y Petín solicitaban iniciar los trabajos de dos nuevos tramos de Valdeorras (O Barco-Arcos y Arcos-A Rúa); después llegó la solicitud de desviar por la zona de Chantada el trazado, inicialmente proyectado para la Ribeira Sacra. Por último, Fomento anunció que dará a conocer un calendario con los plazos de tramitación A-76 en el primer trimestre, una espera que no pocos valdeorreses consideran excesiva.